EL VERDE QUE ME HABITA


Poema 7


Lluvia que no cesa, tréboles que tiritan,
nubes aviadas por ásperas brisas
que afeitan de ramas tus laderas
y peinan el verde que te habita.

Plumaje pistacho guarda
 tejaditos de negro calientes,
 flashes de tímidos soles,
lomas de oliva infinitas
montes de cimas previstas.


Anillo de Kerry, 
llantos de alegres cascadas te surcan,
 susurran tu amor y bruñen la plata 
de tus piedras. 

Qué es este verdor, me  pregunto,
mientras vuelan  pétalos irisados 
hacia mi pupila ávida, de sur.

En ti se crece el color y tú eres su prometida,
tierra de Iris, novia del caleidoscópico velo,  
  Anillo de Kerry.

Un éxtasis  fotográfico se apodera de mí, 
japonesita ansiosa,
 geisha ritual por unos días.

¡Ah, vulgar turista!,
fotos y más fotos: likes para la frágil 
memoria de mis ojos:
hierba en el resplandor.


Mis ojos, viejos verdes  con incontinencia visual
por tu vestido de trébol y estampados de flor;
píldora cromada contra el parpadeo,
esperanza del Norte. 

Complacida, tú, ya de tus vacas a pecas 
y ovejas de obscura faz,
ya de tus paredes de hiedra
y musguito que abrazan  y celan tus cottages
de mi envidiosa mirada;

Y tu lila de petunias y lavanda, 
tu naranja de begonias,
¡Irish de arrebol, ladrillos y geranios!,
te llevo en la mirada,
 verde que me habitas,
Irlanda.
                                                   Alma-amater  ©2015



pollice verso. Latinismos


Pollice verso

Pollice verso o verso pollice es una expresión latina que significa "con el pulgar hacia arriba", empleada en el contexto de los combates de gladiadores, y utilizada gestualmente por el público, por el emperador o por el gobernador.  El gesto, al contrario de lo que se suele pensar, era una señal de condena a muerte, pues con el dedo, al parecer se apuntaba al cuello, lugar por donde debía penetrar la espada, en dirección al corazón, o para rebanar el cuello al vencido.

Pollice converso

Me gusta/no me gusta. Falso mito.

Mi MITOS

'me gusta' /'no me gusta' 

Un falso mito el del pulgar del emperador, pero
¿dónde está el error? 

     
               
Un error de interpretación
Existe la idea, probablemente equivocada, de que los emperadores romanos indicaban la muerte del vencido en el circo señalando con el dedo gordo hacia abajo y lo contrario, el perdón, con el dedo gordo hacia arriba.

Mi mundo raro (mi segundo relato)

El presente relato, surgió porque un grupo de amigos aficionados a la lecto-escritura me invitó a participar en un blog creado al efecto. El juego consistía en abrir un diccionario por una página al azar y elegir una palabra. Luego cada miembro del grupo debía elaborar un relato -tomando como punto de partida esa palabra elegida- y colgarlo en el blog. La palabra elegida esta vez fue "cañaveral". Y así fue como pasé del gateo (1ºrelato) a los primeros pasos en mi 'aficción', pues este fue mi segundo relato.
                          
                                                  Mi mundo raro ©
(Todo parecido con personas reales o ficticias es producto de la necesidad)

©

Querido tío:
          Seguramente nunca has sabido lo decisivas que fueron tus cartas en mi vida. Por entonces yo no comprendía cómo se podía poner un nombre así, como el mío, a un hijo; ahora sí lo comprendo, presagiaba una  constante en mi vida, el agridulce balanceo entre el temor y la admiración por ellas. Desde la niñez me atraen poderosamente todas, pero como en un cañaveral mi mente se perdía en muchas ocasiones, y pronto supe que mi vida estaría regida por esa sed insaciable de conocerlas y de vadear sus obstáculos, como caña suavemente mecida, sin temor al olvido o al rechazo en su enmarañado mundo, cenagoso en ocasiones, triste en otras, en algunas jubiloso y en cualquier caso siempre rodeado de misterios.

Cuando oía leer a mamá, comprendía que las había para todos los gustos: gordas y grandes, plácidas y placenteras, ruidosas o sutiles, dulces y acertadas, fáciles o difíciles. Tendenciosas, oportunas, edificantes, verdaderas, creíbles, inefables, temerosas como yo y temibles y seductoras como esos cañaverales que tú, tío, nos describías. Al menos esa es la idea que me había formado de éstos  desde la niñez, cuando mamá nos leía a mis hermanas y a mí -a la luz de las velas y al calor del fogón de la cocina donde se hacía el guiso- las cartas que tú nos enviabas desde Cuba. Contigo aprendí, tío.

Cotidiamo ( mi palabrutario)


<<*Cotidiamo>>
Primera persona del verbo 'cotidiamar', que significa "amar cada día", del latín 'coti' (cada) + 'di', del latín dies (día) + amo, del latín 'amo' (primera persona del verbo 'amare'). De esta manera se conjugaría el verbo en presente de indicativo: yo cotidiamo, tú cotidiamas, él cotidiama, ...


  Fuente: PRAE ( Palabras, Raras, Ágiles  y extravagantes).    

'*juvilarse' (mi palabrutario)

MI PALABRUTARIO

'*JUVILARSE' (ésta procedería 'presuntamente' de la raiz 'iuv' latina que da 'juv', juventud, joven,... No confundir con 'jubilarse')


Acción que se refiere al momento confuso que acompaña a algunos recién divorciados/-as -así como a algunos/-as 'felizmente' casados/-as- que acaba por confundirlos y hacerles sentir que vuelven a ser jóvenes, tomando decisiones sorprendentes, por inesperadas para su edad, aunque perfectamente humanas y hasta saludables.

Fuente: PRAE (Palabras Raras, Ágiles y Extravagantes)

ODA DE LA Ñ A SU VIRGULILLA (~)(poamario)

POAMARIO

            ODA QUE LA EÑE (Ñ) DEDICA A SU VIRGULILLA (~)


Fiel virgulilla española,
amante de ondulado gesto.
Parasol de mis veranos,
 de mis inviernos sombrero .

Me amas con blanda caricia,
ingrávida de nasal beso.
Juegas al leve roce,
flotante pompa sin peso.

La lengua te paladea,
y dientes blancos de sal
se encaprichan cuando, apenas,
tu cuerpo pueden tocar

¿Quién te enseñó a ser discreta?
¿Por qué al acercarte te alejas?
¿Por qué te desprecian aquellos
europeos sin peinetas?

Viniste para quedarte,
de mirada misteriosa,
distinguida y elegante,
levísima como flotas.

No me imagino mi vida
sin tu protección señera,
acaso sería vulgar:
una ene sin maneras.

Ni habría azules de añil,
ni vinos añejos bebimos,
añicos hechos los sueños,
y niños jamás lo fuimos.

Ni paños de blanco lino,
ni años para bordarlos,
ni aliños de verde oliva,
ni puños pa' macerarlos.

Me añadiste distinción, 
me regalaste mañanas,
te espero como buñuelo
a la boca que regaña.

Sin ti  ya no me amaño,
pierdo el norte que señalas,
y verdes cañaverales 
se visten de secas cañas.

Viviste en país de riñas
de ricos, pobres y hambrientos
en ambas Españas tuviste
helados tus aposentos.

En viñedos te tumbaste
embriagada de vapores, 
en esta España de soles,
de heladas y de tambores.

¿No eres, acaso, el suave
cordoncito umbilical
que una las dos mitades
de la España visceral?

Solicito tu presencia,
aspiro a tu levedad,
y no más le pido a la vida
que la vida que me das.
                                          Alma-amater ©2015


Del primer dibujo Guillermo Hez.© 
Del segundo dibujo Ángeles Impíos©
                

Aviarse (vocabuelario)


<<AVIARSE>>
Voz a la que se le otorgaban dos significados: 'darse prisa' y 'vestirse'. Ej.: "anda, avíate, que se nos hace tarde".
Fuente: mi abuela.
                   

Silencios Compartidos (RELATO)



Cuando Sara intenta dejar allí sus palabras para sus amigas, en aquella fría superficie –ya sea tanto con su lápiz  desnaturalizado y de torpe precisión, como con sus toscos dedos-, a menudo se queda con una extraña sensación. Siempre piensa que la forma obtenida no está a la altura del fondo, incluso cuando sí lo está. A veces, esa sensación es tan desalentadora   como un escaparate vacío, es incluso inquietante, me cuenta un día afectada por un ataque de desesperación, porque tampoco es que hubiera mucha confianza entre nosotras, la verdad...

Sara me reveló sus pensamientos al respecto y, no sé si por mi falta de criterio personal o porque realmente es una tía cabal y convincente, lo cierto es que los considero dignos de ser relatados aquí. Aunque comprenderán ustedes que, sintiendo  yo cierta atracción por la ficción literaria, tenga que fabular un poco, y no quiero decir mentir, ni inventarme nada, sino...digamos redactarlo con un lenguaje menos whatsappero. A ver, que quede claro que en cuanto a la estructura e intervención de cada una, me remitiré siempre a nuestra conversación, que aún conservo y utilizaré como armazón del vestido. de modo que mi relato solo será  el correlato de aquel boceto .