DE CUCHARA (poamario)



Cuando en la noche
mi cuello rendido
busca tu aliento,
la noche tiene sentido,

OLFATEA.


Cuando en la noche
el regalo de tu mano ciega
busca mi vientre y lo envuelve,
la noche tiene sentido,

PALPA.

Cuando en la noche
mis pies de nada
serpentean el hueso de los tuyos,
la noche tiene sentido,

CALIENTA.

Cuando en la noche
tu cuerpo y el mío
acucharan sus dolores,
la noche tiene sentido,

PALADEA.

Cuando en la noche
te oigo, te toco,
te huelo y te cato,
la noche se pone ciega y 

ni VE.


AGRADEZCO TU COMENTARIO:


16 comentarios:

  1. Suspiro y cierro los ojos.....
    Esto es un abrazo, fusión de pies a cabeza.
    Gracias, muy rico tu poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, José Miguel, por contarme lo que te transmite. Saludos carñosos.

      Eliminar
  2. Que bien descritos los sentimientos de esa noche, que bien estructurado este poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Estefanía por firmar mi libro de visitas. Sí, alguno de los cinco sentidos a veces brilla por su ausencia y esencia. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué noche más deliciosa sugiere, y promete, este buen poema. Sigo felicitándote, por estos buenos motivos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Ángeles, por tu comentario y por tu ánimos que no me faltan nunca. Un abrazo muy cariñoso.

    ResponderEliminar
  5. Estupendo poema, intimo y sugerentes. " NO PARES, sigue.."

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias, Francisco, por dejar tu comentario. Eres bienvenido. Sí, te haré caso. No pararé. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  7. Me ha recordado cierta noche, hace muchos años. Dos cuerpos desnudos y dormidos bajo las sábanas y las mantas en la noche más fría del frío invierno. Desperté y noté en mi espalda el calor del cuerpo de mi amada pegado a mi como una lapa. En la oscuridad debí sonreir antes de volver a dormirme, no sin antes pensar: "no debería amanecer nunca". Un beso, amiga, y gracias por hacerme evocar con tu poema aquel momento tan bello.

    ResponderEliminar
  8. Pero, Manuel, que bello relato el tuyo. Gracias por contarlo en mi tu casa. Tu verso lo resume todo, a veces "no debería amanecer nunca.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho... confirma mi teoría de que el amor se come con cuchara... Bon Apetit... jejeje

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias,Jero. Me alegro de que lo haya degustado el maestro. Es una suerte.

    ResponderEliminar
  11. Seductor, sensual y con un final brutal. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sasa. Me gustan esos tres adjetivos. Un abrazo

      Eliminar
  12. Esta mañana puse mi comentario, pero no se ve. Pero solo quiero decirte que sigas así. Me ha encantado! Eso es lo que se dice un verdadero amor, compenetración entre la pareja, y momentos llenos de ternura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mary, por el esfuerzo doble de haberlo comentado por segunda vez. Eres una lectora muy generosa. Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.