MI CUEVA DE ALTA MIRA (poamario)




Ésta es mi cueva de alta mira,
mi pintura rupestre.

Soy E.T. con mi dedo
disparándote a los ojos,
para que leas mi voz.


Y no te busco para oírme,
que me tengo muy vista;
te busco para escucharte 
para escucharme, 
observarnos en la distancia
más corta posible.

No quiero ser Eco 
y consumirme, quiero
con-sumarme contigo;
ni ser solo emisora de versos
ni canal de heladas aguas,
ni mensaje S.O.S.,
ni engolada receptora 
de amables alabanzas,
ni código indescifrable.

Que me interpretes quiero,
en el sublime acto de comunicación.
Quiero que no respetes
el turno de mi palabra
ni que ésta se torne
en palabra de altas miras.

Lo que quiero es que la cojas,
la sobes con tu mirada, 
la rubriques y la soples,
la avientes con tu red,
y la guardes en tu cesta:
pan o peces,
o, si no, agujeros,
que  aquí estará, 
para cuando quieras conVersar,
en mi cueva,
mi casa.


Alma-amater  ©2016

10 comentarios:

  1. Sublime juego de palabras, mi más sincera enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Pues mi más sincero agradecimiento por visitarme y por tu comentario, Estefanía. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  3. Qué fructífera y poética estás últimamente para satisfacción de nosotros, tus lectores. Me parece un buen poema y el tema lo has expresado con sencillez y con acertadas imágenes. Enhorabuena y sigue cumpliendo con muchos más. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángeles, por tu fidelidad y por tus ánimos, amiga.

      Eliminar
  4. Única, siempre me quedo con ganas de mas.
    Buenos días corazón!!!

    ResponderEliminar
  5. Mari, qué bueno despertar en ti esas sensaciones. Buen día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Leído desde y con el corazón.
    Como Mary me quedo con ganas de más.
    Leyéndolo sonreía, has logrado que lo guardara en mi cesta.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno, Miguel, que lo guardes en tu cesta. Supongo que es poque te ha llegado el mensaje. Muchas gracias por tu respuesta. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  8. Una mujer conjura sus fantasmas para entar en el laberinto de la poesía y edificar un texto donde la fuerza, la ternura y la sinceriad dignifican la palabra que salva. Gracias por hacer de la escritura un acto digno.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, anónimo, creo que palabra dignificada es lo que tú has escrito. Es bellísimo. Para ti el laurel. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.