LO QUE SU SOMBRA (poamario)




No hay ni una,
ni una sola que no sea hermosa,
ni una cuya atalaya no sepa de amores y de adioses.

Ni una cuyo contorno no abrace un amante, 
cálido o frío, pero un amante.

Ni una que no comulgue cada noche 
la hostia lunar al religioso ritual del véspero.

Ni una que no revele un sol cada día 
que el carro recorre su espejo azul.


Ni una que no sufra rigores de tiempos en sus días 
o  los del tiempo de cada día.

Ninguna que no atraiga como estatua de imán 
a intrépidos, cobardes, justos y traidores.

Ni una que no ame con todo lo que su sombra abarca,
avizore su recuerdo, o atesore su olvido.

Ni una montaña.  

                                                               Alma-amater  ©2016


GRACIAS POR COMENTAR :

8 comentarios:

  1. “Ni una que no comulgue
    cada noche
    la hostia lunar“:me encantó. Más que habitada estás poseída por la inspiración, para nuestro beneficio. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ángeles. Sí las montañas y los paisajes desérticos tienen algo misteriosamente atractivo y presente en nuestras vidas. Y tú siempre presente aquí, aunque no te avise yo. Gracias, de verdad. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que siga poseída......
    Al final trajiste mis montañas también
    Es para declamarlo en la parte más alta de una de ellas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, José Miguel. Qué bonitas tus palabras. Me gustaría darte un abrazo en línea muy cariñoso con el que poder reconocerte tu fidelidad a mi blog.

      Eliminar
  3. Ni una cuyo contorno no abrace
    un amante, cálido o frío,
    pero un amante. Que bonito lo dices criatura! FELIZ DÍA Y SIGUE ASÍ !!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mary. Me siento tiernamente acogida por tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu poesía tanto como me apasiona la luna... Me encantan esas noches mágicas donde la luna llena refleja en el mar todo su resplandor

    ResponderEliminar
  6. Querida Esperanza, qué maravilloso cuando uno encuentra a alguien como tú que percibe todo lo que una desea transmitir. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.