VELANDO TU ADIÓS (POAMARIO)




Llegaste, amor, moribundo a mi urgencias.
Sellé tus heridas con mis cuidados intensivos
y no me aparté de tus lunas velando tu adiós.
Y te tomé del brazo la vía hacia un presente continuo.
Y te receté píldoras para el dolor propio,
te inyecté grandes dosis de paracetamor y cautela.
Y un día, adivinado, me pediste el alta,
y yo voy y ...
te la firmé en las alas.



Alma-amater  ©2016

12 comentarios:

  1. Me gusta mucho y me llega. Entiendo (lo veo original y a la vez exacto) el paralelismo médico con el devenir amoroso de una pareja. Muy agudo y sensible. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángeles. Valoro más tu opinión sabiendo que estos escribires no son de tu preferencia. Un abracito.

      Eliminar
  2. Paracetamor... !qué bueno! A veces, más que jugar con las palabras parece que bailes con ellas. Me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Manuel. Sí, no sé si bailo, porque eso significa dar pasos certeros, pero créme que divertirme sí que lo hago. Gracias por estar y ser atento.

    ResponderEliminar
  4. Intenso. Delicado. Exacto. Sencillo.El ritmo obedece a la palabra que dimensiona significados posibles para mirar en lo cotidiano de los sentimientos. El texto sugiere una aparente fragilidad que no se esconde. Y por alguna parte asoma la narradora que sabe contar también los sentimientos más auténticos. Gracias. 

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, anónimo, por tu bello análisis. Yo no puedo añadir nada más. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jo, qué bonito, hermana.

    ResponderEliminar
  6. La poesía no es lo mío, lo confieso. Pero tu lenguaje siempre me cautiva en cualquier de los formatos posibles. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Sasa. Qué bueno, porque es mutua la seducción. Un abrazo y gracias siempre por tu visita.

    ResponderEliminar
  8. Tengo que pedir cita con el doctor, necesito tratamiento urgente o no quedaran alas donde firmar. Ojalá la nostalgia se curase con un pastilla y un zumo de vitaminas. Precioso poema.

    ResponderEliminar
  9. Ojalá, pero ayuda soltar la cuerda y dejar que fluya. A veces, incluso, vuelan hasta ti. Un abrazo y muchas gracias

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.