DEPÓSITO DE CADÁVERES (Relato)


Mamá se fue pa'l pueblo. Era su día.

Se levantó y, como de costumbre, primero se fue a los corrales. Le echó hierba a las cabras, marrubios, maravillas, correhuelas; pienso a los conejos, y millo a las gallinas. Recogió los huevos en el cubito verde pequeño, que parecía de juguete, cogió uno de los guisaleches que yo sostenía, y volvió al corral de las cabras para ordeñarlas. Tomó el tocón ennegrecido por la mugre de los años, lo asentó junto a las ubres de la Mariposa y se sentó en él, apretando uno de los calderos boca abajo entre sus rodillas, para que no le entrara ningún cisco durante los prolegómenos del ordeñe. Yo aguantaba el otro caldero. Recogió las ubres hinchadas con las dos manos, las sobajeó un poco y las peinó con sus manos arrastrando hacia el suelo cualquier brizna o pelo que pudieran tener adherido, terminando con un delicado pinzamiento de los pezones, que se escurrían entre los dedos índice y pulgar -dando salida a los restos de leche vieja allí depositados-, con lo que remataba el proceso de limpieza antes de empezar a ordeñar. 

UN CEMENTERIO PARA LLORARSE


Todo ser tiene
un pequeño cementerio,
solo un cementerio para llorarse.
Amigo, 
no quieras flanquear su muro.

No quieras tocar a su puerta
con la bandera  de tus razones
a plantarla en su campo santo.

Te sentirá ladrón de su blasón,
tus credenciales, estandarte hostil.
No hay salvoconducto.

En su cementerio hay nichos
que tu razón no entiende,
adivinarás fantasmas
donde solo hay muertos,
restos por enterrar.
Amigo, 
déjate ser invitado.

No quieras ir más allá del vestíbulo.
Aguarda a la contraseña en la antesala.

No observes tras sus cipreses,
 espigados por espías.

Cualquier lugar no es bueno para llorar.
Allí nace, crece y se reproduce su llanto,
y un día muere.

Solo escogidos asistirán al rito,
no habrá plañideras.
Amigo, 
no esperes bañarte
en el luto de su río,
no antes de tu bautizo.

No holles sus playas.
Violadas no te servirán de nada.

Si descubierto, se revolverá como fiera
hasta encontrar una tumba.
Si débil, apenas te lamerá los pies
asido a tus tobillos.

Un simple ser no es importante,
su cementerio sí,
para llorarse.

                   Alma-amater  ©2016

SI DESEAS COMENTAR, AGRADEZCO QUE SEA AQUÍ ABAJO, EN COMENTARIOS:

SOLO TIEMPO


Existo porque falto
y falto cuando no soy.

Ave inmortal,
divino juguete infantil,
Fénix de mujer y hombre,
de hambre  mis huesos.

Espectral condena la mía,
Sísifo de tantas existencias.
¿Hasta cuándo durará mi siempre?
Pregunta clavada
en la tautología de mi ser.

COSAS



A veces nos pasan cosas,
muchas veces me pasas tú
algunas me paso yo,
cosas que no digo
pero que tampoco callo,
cosas que no se dejan nombrar.
Cosas que copulan en silencio:
son de ser, de estar,
y hasta de parecer.
Cosas de no decir.
Cosas que tientan
y seducen a la palabra,
y burlonas se van con el aire,
a su universo particular
de  palabrisas.

                              Alma-amater  ©2016

GRACIAS POR COMENTAR AQUÍ:

* AMANTENSIVO (MI PALABRUTA-RÍO)


*AMANTENSIVO : aplícase habitualmente al curso preparatorio necesario para el buen desempeño de una actividad amorosa. Se puede empezar el curso en pij-ama.

Ej.: "A veces me pasa que  necesito un curso AMANTEnsivo de recurSOS cibernéTIGOS para acabar el día como Yos manda"

pRAE: palabras, raras, ágiles y extravagantes.

    

POR TI CONSISTO EN MÍ


Gracias por dejarme,
 ser niña otra vez,
aspirar de la pureza,
 alborozar mi mirada.
Lo había olvidado.

Contigo vuelvo a mí,
estar juntos es estar
más conmigo.

Te utilizo y no te enojas,
o sí.
Cuanto más te quito
más me das,
o no.