SOLO TIEMPO


Existo porque falto
y falto cuando no soy.

Ave inmortal,
divino juguete infantil,
Fénix de mujer y hombre,
de hambre  mis huesos.

Espectral condena la mía,
Sísifo de tantas existencias.
¿Hasta cuándo durará mi siempre?
Pregunta clavada
en la tautología de mi ser.

Caballero sin figura, 
heme en los aquí,
en los antes y después.
Crono al arbitrio
de implacable jueza,
Velocidad.

Querer solo ser y nada más,
tan liviano y tan pesado.
Sórbeme despacio.

Soy lo único que tienes.
No me mates.
Tantas veces me matan,
tantas veces renazco.

Siempre en crisis
pero soy
lo único que existe, 
si no, tiempo al tiempo.

                              Alma-amater  ©2016


GRACIAS POR COMENTAR AQUÍ:

18 comentarios:

  1. "¿Hasta cuándo durará mí siempre?" Caray, siempre me sorprendes. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues muchas gracias a ti, querido anónimo. Espero seguir haciéndolo livianamente, para no empalagar, que es muy cansino. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  3. Querer solo ser y nada más. Increíble...
    Eso si, ya me explicarás qué significa "tautología". Podría buscarlo en el diccionario, pero seguro que tu explicación es mejor.

    ResponderEliminar
  4. Querido Manuel. 'Tautología' es una forma de ' redundancia'. 'Cuándo', 'durar', 'siempre' son conceptos en cierta medida tautológicos cuando hablamos del 'tiempo' y que los llevamos clavaditos o tatuados en nuestro modus vivendi. Apuramos tanto...Un abrazo y muchas gracias, como siempre.

    ResponderEliminar
  5. Leyendo tu regalo he recordado cien años de soledad, mezcla de fantasía y realidad.
    "Sísifo de tantas existencias"
    Tu lo escribes aquí con tanta sencillez y grandeza al mismo tiempo.
    Que vivas mucho tiempo.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, José Miguel, qué puedo decirte, salvo agradecerte mucho tus comentarios y tú interacción. Yo solo intento sacar pa' fuera algunas cosas, unas veces con mayor y otras con menor acierto. Saludos, amigo.

      Eliminar
  6. Muy cierto, no lo matemos, tenemos que cuidarlo, pues es cuanto tenemos... tiempo. ¡Fantástica descripción! Me ha encantado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Estefanía, es esa una expresión que cada vez entiendo menos. Muchas gracias. Un abrazote.

      Eliminar
  7. La eterna contradicción entre la levedad y el peso.... ¡Oye!, me encantó lo de ¿hasta cuándo durará mi siempre? Magnífica...siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Sasa, en el fondo estamos condenados a repetirnos, a dar nuestras propias visiones de los temas eternos, que, al final, tampoco son nuestras propias visiones, o tal vez no lo sean tanto como creamos..Un beso, guapa.

      Eliminar
    2. Hola Balbi ! Memorable el verso que resume el poema: "hasta cuando dirará mi siempre?" Besos

      Eliminar
    3. Patriiii, mi querida Patri, qué alegría leerte aquí. Gracias por leer y darme tu opinión. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Precioso poema Balbi!!!
    Gracias, haces que parte de ese bien tan preciado, que es el tiempo, pueda dedicarlo a disfrutar de lo que escribes.
    Me encanta.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Ana , qué gusto verte y leerte por aquí.Eres como un soplo de aire fresco; sí ya sé que la metáfora no es muy buena. Pero así te percibo.Gracias, linda.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con todos: es un bello poema, y la estrofa tercera "Espectral condena la mía...en la tautología de mi ser" especialmente lograda. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Ángeles. Me alegro de la coincidencia.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.