RUIDO


Es tal el ruido que la mariposa se tapa los oídos,
para que el estallido de la pólvora no viole sus tímpanos.
Y se engurruña en crisálida hinchada,
se cubre de finas capas de sordera, 
y, capullo endurecido y cilíndrico,
se escurre resbaladizo entre yemas,
ansiosas de su pulpa.
                                      
Alma-amater  ©

EN LAS HORAS VÍRGENES DE LOS GALLOS


En esta espalda de nadie
apenas si logro rasguñarte versos.
Tu lomo transido de surcos de otros bueyes
se me ofrece inmenso, generoso
y me posibilito ansiosa de tu polvo sabio,
savia de mis tardes marcadas 
por la orina territorial de estos dedos,
que, levantando su pata en tu esquina,
 apenas dignifican la yerma pantalla
con la oscura micción de un lápiz digital.
Feroz en mi parcela, te celo sola, 
inspirada,
habitada por una sed de siglos.

Savia también de las madrugadas 
en que te hago mía, 
cuando la idea me asalta la vigilia,
y, enamorada e ingenua, yo me levanto
creyendo que será algo hermoso.

Y finges sumisión en esas horas vírgenes de los gallos
y, devoradas por este encuentro, devuelvo, 
aliviado y desvaído,  mi órgano al lecho 
donde el músculo terminará su sueño.

                              Alma-amater  ©2016

SER


Voy a privatizar este corazón, 
controlar su producción, 
distribuir su producto.
Aplicar nuevos modelos de gestión de riesgos 
que lo harán invulnerable.
Evaluaré pérdidas y aumentaré el superávit 
a base de rebajar costes.
Disminuiré el déficit equilibrando ventas.
Crearé un departamento de seguridad e higiene 
para transversalizar mi músculo 
y preservar la integridad de mi persona y bienes.
Controlaré las mermas y mejoraré sus instalaciones 
para evitar las intrusiones, sustracciones y daños.
Examinaré los repartos por internet
y vigilaré al personal para garantizar su idoneidad.
Cuando tenga a MEGAm bajo control, 
(Material, Equipo, Gente y Ambiente), 
mi corazón será solo eso,
cuatro cámaras comerciales,
dos ventrílocuas y dos aurículas,
todo un modelo de gestión, ...
mmm...
así que no,
seguirá siendo público este tejido,
y al borde de la banca rota,
sentirá dolor del ser refugiado
y sentirá vergüenza de pertenecer 
a la parte que los deshumaniza.
Asumiré los riegos inherentes a 
SER.

LIBERTAD INCONDICIONAL



Si el amor no es prisión sino libera,
te concedo libertad incondicional.

Incondicionada a tu regreso.
Regreso a mis umbrales
siempre abiertos para salir.
Siempre cerrados para no entrar.

VEINTE AÑOS NO ES NADA (Relato)

Fría, muy fría. Así te conocí. Esbelta, alta, de un blanco marmóreo.

Llegué a ti aquella calimosa tarde de fines del verano. En las islas el bochorno va y viene al antojo de los vientos amarillos del desierto sahariano. Yo avanzaba presuroso por el pasillo de la nave de electrodomésticos de aquel centro comercial, cuando de repente mis ojos, como atraídos por tu fuerza gravitatoria, recorrieron en un instante una distancia de 10 metros. No era el único que te observaba. Enseguida me percaté de que la lucha sería encarnizada. Sables de duro acero empezaron a cortar el aire entre tú y yo. Imposible abstraerse al desafío. El riesgo bien valía la pena. Era época de rebajas. El centro comercial estaba lleno. La lucha, efectivamente, fue dura. Tuve que hacer gala de mis habilidades ninjas, reminiscencias de mi niñez,  para despejar el camino. 

MIS MANOS EN TUS TRIPAS




Pídemelas, te las daré, 
no mis simples manos.
No soy de manos simples.

Encallecidas, te servirán.

Toda mujer tiene un tártaro
que la llama, la seduce,
la embelesa , la cautiva,
un tártaro, para aprender.