EN LAS HORAS VÍRGENES DE LOS GALLOS


En esta espalda de nadie
apenas si logro rasguñarte versos.
Tu lomo transido de surcos de otros bueyes
se me ofrece inmenso, generoso
y me posibilito ansiosa de tu polvo sabio,
savia de mis tardes marcadas 
por la orina territorial de estos dedos,
que, levantando su pata en tu esquina,
 apenas dignifican la yerma pantalla
con la oscura micción de un lápiz digital.
Feroz en mi parcela, te celo sola, 
inspirada,
habitada por una sed de siglos.

Savia también de las madrugadas 
en que te hago mía, 
cuando la idea me asalta la vigilia,
y, enamorada e ingenua, yo me levanto
creyendo que será algo hermoso.

Y finges sumisión en esas horas vírgenes de los gallos
y, devoradas por este encuentro, devuelvo, 
aliviado y desvaído,  mi órgano al lecho 
donde el músculo terminará su sueño.

                              Alma-amater  ©2016

19 comentarios:

  1. Hermoso y profundo poema.Cada vez que escribes ,te superas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Me alegra mucho que así lo creas. Eres un juez sincero y sensible. Aprecio mucho tu opinión. Un abrazo muy especial.

      Eliminar
  2. Ya va siendo hora de que publiques un poemario...solo tuyo, y para alegría de todos los que te leemos. Como siempre, genial, chiquilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, bella Sasa. No sé cuándo, casi que ya tengo material para un poemario. Besos, chiquilla.

      Eliminar
  3. Leo pero no comento a falta de inspiración (la mía). La que a tí te sobra, amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Manuel. Sabes que esta es ya también tu casa por derecho de intervenciones, y por tanto tu lectura y simple saludo me alegra. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Esto si que tiene gracia, desde el pc me deja comentar y desde el móvil no.
    Te quería decir Balbi, que me ha encantado, que tienes una imaginación y sensibilidad únicas y que sigas así corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, querida Mari. Hay que ver qué tesón tienes, con todas las dificultades que has tenido para entrar al blog. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Creo que este bello poema que acabo de leer, expresa un sentimiento no satisfecho, no cumplido, que al filo del alba, justo cuando los gallos anuncian el nuevo día, se despierta con toda la intensidad, largo tiempo reprimida. Es mi parecer, pero...., quien soy yo, para intentar siquiera, acercar mi visión de las cosas, a la del poeta o poetisa?
    Carlos Bria Delgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, veo que ha tenido muchas dificultades también para entrar. Cuánto lo siento. En fin, en cuanto a su comentario, creo que unos escriben los poemas y otros los interpretan y así los hacen suyos. Y esa es una de las cosas que me gustan de la poesía, su lenguaje especial. Muchísimas gracias por comentar dentro y fuera. Un abrazo.

      Eliminar
  6. «En esta espalda de nadie
    apenas si logro rasguñarte versos»
    ¡Increíble!
    Disfruto mucho de tus textos Balbina :D
    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau, muchísimas gracias, Misael. Estás siempre invitado con mucha alegría. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Guau, muchísimas gracias, Misael. Estás siempre invitado con mucha alegría. Un abrazo.

      Eliminar
  7. De los que más me han gustado...Bravo!!!...

    ResponderEliminar
  8. Precioso Balbi, como todo lo que escribes.
    En esas horas vírgenes de los gallos, cuando la inspiración te acompaña y transforma tus sentimientos en bellos poemas.
    Me encanta leerte.
    Un besazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias, querida Ana.Qué suerte tengo de que te encante lo que hago en esas horas legañosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.