LIBERTAD INCONDICIONAL



Si el amor no es prisión sino libera,
te concedo libertad incondicional.

Incondicionada a tu regreso.
Regreso a mis umbrales
siempre abiertos para salir.
Siempre cerrados para no entrar.

Si no dejé en ti huella digna
que te guíe gozoso hasta mí, hijo,
mi sapiencia en el oficio fue baldía.

Si la geografía de tu vuelta
la siembran amores secos
agarrados a tus telas,
si los deberes te traen a mí;
mis ciencias sociales son fallidas,
mi metodolgía inapropiada,
mi pedagogía obsoleta,
y aun así te amaré.

Si al recordarme no abrazas mi ausencia,
te deseo cum laude en tu andar.
Yo lameré la estela de tu éxito
y hasta puede que subsista
famélica de tus ojos.

Regurgitaré tus caricias de infante.
Rumiaré tu olor.
Dosificaré tus recuerdos
antes que los devore mi Alzheimer.
Y hasta puede que subsista,
herida de tu adiós.

Solo puede,
pero aunque no,
te amaré.

                      Alma-amater  ©2016





GRACIAS POR TU COMENTARIO:

23 comentarios:

  1. Incondicional el amor de madre, que aun siendo negada o semi olvidada por sus hijos, no deja de quererles... ¡¡Precioso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Estefanía, al menos por lo que a mí respecta. Cuestión de oxitoxina y prolactina y algo más. Yo hablaría del "amor de madreS". Aunque mi texto habla de la libertad incondicional. Un abrazo y muchas gracias por tu lectura y comentario.

      Eliminar
  2. El discurso poético no condiciona un acto de recepción único. El encuentro con este poema impone una lectura múltiple y diversa porque la autora logra un verso recio y delicado que no puede imponer tipos de lectura. Lotman considera que el acto de recepción es un contrato entre destinador y destinatario que no puede estar condicionado por nada más que no sea la metáfora, y en esta metáfora hay demasiada vida para darle una lectura pragmática.

    Jorge Rivas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Jorge. Me alegra que sepas tanto de esa lectura múltiple que se impone en el lenguaje metafórico y que me lo hagas saber. Preciosas tus palabras, con las que estoy completamente de acuerdo. Me animas con ellas a decir aquello de "He venido aquí a hablar de mi libro" (poema). Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es lo que tienen esos amores cuando son del bueno no solo al hombre sino a todo no queremos que se vaya y por ello surge la libertad condicional , un poema profundo , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Beatriz, por leer y comentar. Saludos cariñosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta este poema porque me parece muy realista y sus expresiones técnicas y científicas me traen experiencias vividas con El Amor. Soy de Ciencias lo encuentro lógico y divertido en algunos versos.
      ¡Gracias Balbina por deleitarnos con tus creaciones!
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  5. Gracias siempre a ti, Lucía, por leer y comentar y alentarme a seguir. Me entusiasma que te hable mi poema como dices. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho, mañana por el dia de la poesia hay lectura de poemas en la biblioteca, puedo leerla, insicando que eres la autora??.bss

    ResponderEliminar
  7. Por favor, que regalazo me acabas de hacer, Rosabel. Mil gracias. Ahí la tienes. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta Balbi!!!
    Yo si que te doy mi cum laude.
    Libertad sin condiciones, sin limitaciones, en lo que respecta a los sentimientos de otro.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Ana bonita. Me gusta esa lectura amplia que has hecho porque extiendes la emoción a cualquier relación y completas el texto. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Hoy si que me has hecho llorar. Que difícil es ser madre! Darlo todo sin saber si lo estás haciendo bien. SI NO DEJÉ EN TI HUELLA DIGNA... Que maravilla Balbi, que grande eres.

    Mari Perantón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, Mari, nada más lejos de mi intención hacerte llorar precisamente a ti. Gracias grandes siempre por tu lectura y comentarios cariñosos. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  11. Hola Balbi, me has hecho llorar con esa madre a la que nada le importa sino amar al hijo, libertad incondicional", que hermosa expresión para definirlo💝

    ResponderEliminar
  12. Patri, ¿tu quoque, filia mea? Gracias enormes por leer y comentar con tu sensibilidad especial. La vida me regala maravillas. Tú eres una.

    ResponderEliminar
  13. Profundo, fuerte y a veces bronco, como el amor de una madre.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Ana. Así fue como salió del horno y así lo transcribí. Ha pasado tiempo. No sé si ahora cambiaría alguna cosa. La verdad es que mi razón ahora cambiaría alguna cosilla pero mi corazón sigue pensando igual. Me gustó mucho tu adjetivo "bronco". Me identifico. Besos de domingo.

    ResponderEliminar
  15. El primer verso ya es brutal, pero no acaba ahí la cosa. Sabes decir cosas muy profundas de una forma diferente y ahí está tu valor. Si alguien te dice alguna vez que así no se escribe poesía, es que vas por buen camino. Eres buena, no lo dudes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya chutazo mañanero me das, Sasa. Así se anima cualquiera. Muchas gracias.Besos.

      Eliminar
  16. Escalofríos me han dado hoy al leerte, que maravilla y que bien lo dices, y con tu permiso la voy a guardar, porque no se puede leer solo una vez. Me dejó sin palabras, aunque ya sabes que tengo pocas y mal dichas. Si no dejé en ti huella digna
    que te guíe gozoso hasta mí, hijo,
    mi sapiencia en el oficio fue baldía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, mi Mari querida, me alegro de que te guste tanto.Tú eres de las que dejan dulce huella.

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.