SER


Voy a privatizar este corazón, 
controlar su producción, 
distribuir su producto.
Aplicar nuevos modelos de gestión de riesgos 
que lo harán invulnerable.
Evaluaré pérdidas y aumentaré el superávit 
a base de rebajar costes.
Disminuiré el déficit equilibrando ventas.
Crearé un departamento de seguridad e higiene 
para transversalizar mi músculo 
y preservar la integridad de mi persona y bienes.
Controlaré las mermas y mejoraré sus instalaciones 
para evitar las intrusiones, sustracciones y daños.
Examinaré los repartos por internet
y vigilaré al personal para garantizar su idoneidad.
Cuando tenga a MEGAm bajo control, 
(Material, Equipo, Gente y Ambiente), 
mi corazón será solo eso,
cuatro cámaras comerciales,
dos ventrílocuas y dos aurículas,
todo un modelo de gestión, ...
mmm...
así que no,
seguirá siendo público este tejido,
y al borde de la banca rota,
sentirá dolor del ser refugiado
y sentirá vergüenza de pertenecer 
a la parte que los deshumaniza.
Asumiré los riegos inherentes a 
SER.

14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Guauu, pues muchas gracias, Misael, por dejar tu comentario. Encantada y bienvenido.

      Eliminar
  2. Qué bonito Balbi!!!
    Muchos tendrán ese corazón mecánico e inhumano, pero tú jamás. El tuyo seguirá siendo público, sintiendo dolor por tanta barbarie que nos rodea y ofreciendo amor, amor por la vida, por la naturaleza, por el ser humano... y desde luego, proyectando ese amor a través de tus escritos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias enormes, Ana, por tu lectura e interpretación generosa. Un abrazo 🙅🏻

    ResponderEliminar
  4. Cumplo en comunicarte Balbina Martín Espíndola que ¡te quedarás sin corazón!. Un cariño a ese desventurado y gran corazón.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por leer y comentar, Egle. Encantada de verte por aquí. Habrá aue asumir los riesgos. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  6. No sé los años que hace que no leía poesía. Ahora he vuelto a hacerlo... ¡por tu culpa!

    ResponderEliminar
  7. Jajajá, qué alegría, Manuel. Cuánto me alegro de ser la culpable. Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Balbi, quizá me expresé mal, pero te quería decir que tú eres incapaz de privatizar tu corazón, porque tú lo entregas todo, y sufres con el que sufre. Y claro, al final tú reconoces que no puedes hacerlo, y seguirás siendo como eres. Y eso es lo que queremos de ti. Un abrazo corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No,Mari, habré sido yo que ando floja de entendederas. Me da la impresión de que en esa definición también cabes tú por generosa y sana.Un abrazo con mucho cariño.

      Eliminar
  9. Qué buen poema y qué original, amén de que el colofón es toda una declaración sobre tu ideario. Coincido completamente con su contenido, aunque yo no habría sabido decirlo tan bien. Mi enhorabuena, Balbina. Besos y feliz sábado.

    ResponderEliminar
  10. Pues, muchísimas gracias, Maite, por leer y comentar. Tus lindas palabras son alentadoras. Bienvenida a esta casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Poca gente es capaz de hacer poesía con un lenguaje tan distinto y distante. Como siempre, eres una gran sorpresa.

    ResponderEliminar
  12. Gracias mil, Sasa. Distinto y distante, me gusta la combinación y, mucho, gustarte. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.