DEJARME MORIR

Imagen de http://yogayfeminidad.com/


Niego la impostura de la integridad.
Soy día. 
Soy noche.
Y dejarme morir quiero de cuando en vez
de abrazar ideales caducos en el agua del tiempo.
 Soy luces y sombras.
Y desintegrarme en mis espejos,
porque hay principios que mueren por un final.
Soy contra y dicción. 
Témpano y corazón.
Ayer, hoy y mañana.
Pero aspiro a la bendición de la co-herencia.

Alma amater  ©2016




23 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo. Me da quebraderos de cabeza (yo misma conmigo misma) la cuestión de la coherencia. La busco, pero si implica rigidez o deshumanización la cuestiono. Tanto la postura de Groucho Marx respecto a los principios volátiles es exagerada, como aferrarse a ellos por encima de cualquier otra consideración. Buen poema, amiga, incita a la discusión. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, preciosa. Es cierto, lo que antes nos valió, y estuvo muy bien que así fuera, no tiene que valernos para siempre. Me alegro de que te guste. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Hay contradicción constante en cada uno de nosotros, pero incluso ésta es cambiante según el momento de nuestra vida. No sé si es suerte o desgracia, pero es algo con lo que debemos aprender a vivir e incluso a disfrutar :)

    Me ha encantado el poema, y conste que la poesía y yo nos somos muy buenos amigos. Precioso.

    ¡Un beso, Balbina! :)

    ResponderEliminar
  4. Pues, más te agradezco tu comentario, Julia, si la poesía no es lo tuyo. Gracias por contarme lo que te parece.

    ResponderEliminar
  5. Uno puede ser coherente, pero para otros podemos no serlo. Ahí es donde comienzan las contradicciones. Pero no hay que dejarse morir por eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Raúl, lo de dejarme morir es en sentido figurado, es decir, desprenderse de aquellos principios que en un momento dado parecieron significar tanto y, en otro momento, se pueden convertir en un corsé insoportable, porque, sencillamente, ya no los sentimos como tales. Muchas gracias por tu lectura y comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Soy "un alma visitante" que "pulula" por tu blog desde hace unos días...un tanto desbordada por tanto trabajo.
    Casi no sé qué decirte.
    Me gusta especialmente cómo cuentas en tu presentación el objetivo de tu blog, "la casita en la nube", o tu obsesión por las palabras que lo son casi todo.
    Me impresiona tu manejo del vocabulario. Creo que es una gran idea que lo compartas.
    ¡Que sigas disfrutando con ello!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría, Teatrera, que pulules por aquí. Muchas gracias por tu recorrido. No te sientas obligada a comentar -por más que me guste- cuando no sepas qué decir o no tengas tiempo. Basta un "hola, sigue así" je je., no, en serio... esto ha de ser algo placentero y no una obligación. Un besito.

      Eliminar
  7. Buenos días Balbi, hoy me hiciste llorar, sensible que está una estos días. Me encantó por tu manera de decir y por lo que da que pensar. "Y dejarme morir de cuando en vez de abrazar ideales caducos en el agua del tiempo. Buenos días corazón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mary, no sé qué decirte, si te hizo llorar el poema. Agradecerte, eso sí, que me lo cuentes aquí, de esa forma tan sencilla y hermosa. Un abrazo grande.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, MANUEL 😜, algo así debe ser, amigo. Gracias siempre por tu visita. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Yo soy yo y mis contradicciones. Bueno, yo y todo el mundo. Muy plano ha de ser el que no tenga ninguna. En cuanto a la integridad... curioso tema para un poema, vive Dios. Pero es que yo creo que también hay muchas formas de ser íntegro, incluso con todas nuestras contradicciones. ¿Ves...? Otra vez lo has hecho... Me has hecho pensar y me he liado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja , pues sí, en menudo lío me metí. Aportas algo interesante, MANUEL, eso de que hay muchas formas de ser íntegro. Me devuelves la pelota, ¿no?, ¡cuidado! ¡Cuidao!, que amenazo on otro poema impostado dándomelas de filósofa...

      Eliminar
  10. Todos queremos morir de vez en cuando. Esos momentos o días en que el cansancio o el estrés te hacen desfallecer. Y la muerte tiene la exclusividad del momento único en cada uno de nosotros. La contradicción vida y muerte anida en los momentos: donde hay vida, existe muerte.
    ¡Gracias Balbina!

    ResponderEliminar
  11. Todos queremos morir de vez en cuando. Esos momentos o días en que el cansancio o el estrés te hacen desfallecer. Y la muerte tiene la exclusividad del momento único en cada uno de nosotros. La contradicción vida y muerte anida en los momentos: donde hay vida, existe muerte.
    ¡Gracias Balbina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, querida Elena. Esa es una lectura interesante. Vida y muerte son un matrimonio perfecto. En constante y armoniosa lucha. Un abrazo lleno de vida y buenos deseos para el fin de semana.

      Eliminar
  12. Balbi, pero, aún quieres más bendiciones? Si solo hace falta ver lo que escribes , para ver que no las necesitas.
    Un abrazo
    Miguel Zoraquiain Mazo

    ResponderEliminar
  13. Pues, muchas gracias, Miguel, por tus bonitas y generosas palabras. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  14. Preciosa, y qué comienzo más potente con ese negar la impostura de la integridad. Me ha encantado
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Agradezco mucho tu lectura y comentario, Mientras Leo, y me motiva que te encante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muy buena reflexión, como siempre, escrito con agilidad y gracia.Mme has hecho pensar que tal vez la coherencia consista en aceptar la contradicción. Gracias..Un abrazo Balbi, Natalia

    ResponderEliminar
  17. Muchísimas gracias, Natalia,por tu opinión. Me gusta lo que dices sobre la coherencia como un estado de autoaceptación al que llegar como mínimo, pero no de conformismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.