LA MEDIA NARANJA


¿Y si nos plantamos un naranjo por dentro? 
¿Si las tripas fueran las raíces de un huerto fértil?
No habría que salir a buscar fuera la otra mitad, 
ni tan siquiera el abono...
Tejeríamos ahí dentro las redes sociales para varear nuestras naranjas, como aceitunas.
Tomaríamos del huerto la mitad que nos falta, cuando nos apetezca,
a cualquier hora, en cualquier estación.
Abrazaríamos el tronco cuando la necesidad apremie,
exprimiríamos las naranjas y nos haríamos cuantos zumos la sed exija,
y la vitamina C aliviaría el óxido de los engranajes.
¿Si nos amaran de verdad como seres únicos?
¿Si nos consintiéramos  ser de verdad...?
No sé, si llegáramos a amarnos tal como somos,
nos hincharíamos y creceríamos tanto hacia el interior, 
que para no reventar, tendríamos que darnos la vuelta del derecho,
y entonces nos envolveríamos en torno a nuestro propio eje, 
y como los erizos rodaríamos solos, con los ojos hacia dentro.
Y, ¡voilà! Ahí estaría la solución, ¿no?
¿O nos mataría la acidez?

Alma-amater  ©2016

13 comentarios:

  1. Complicado comentarte... La literatura romántica habla de medias naranjas. Pero la literatura romántica está flotando en los mundos de yupi. No sé. Como yo soy un limón entero, las medias naranjas no sé cómo son, ni si existen. Y si anduvieran por ahí, seguro que estarían rancias de no estar completas, y oxidadas de estar expuestas al aire. Bueno, mejor ser naranjas (o limones) completas, y si hallamos algunas igual de enteras que nosotras, en vez de reventarnos, que no creo, nos sumamos juntas para un buen zumo. No creo que nos mate nuestra propia acidez, la del otro, si se añade con humores contraproducentes sí. Me encanta tu texto tal y como está escrito. Me parece curioso y me ha activado alguna neurona. Un gran beso, mi reina (y me estimulan mucho estas reflexiones/textos/prosas poéticas/ poemas).

    ResponderEliminar
  2. Pues, Ángeles, qué te voy a decir, si opino como tú, que mejor nos completamos y, si además hay suerte, nos unimos a otro ser completo,...Muchas gracias por todo lo que dices. Un abrazo muy cariñoso.

    ResponderEliminar
  3. Esta mañana exprimiendo mi naranja para el desayuno, me reía sola, de tu gran imaginación. Hace mucho tiempo que me dí cuenta que todo lo que necesitamos lo tenemos dentro, que no necesitamos de medias naranjas para estar completos, ni ser felices. Pero entonces por qué ese afán de buscar ese poquito que creemos que nos falta? Muchas veces oyes decir la mejor terapia es un abrazo, pero muchas y muchas veces no tienes esa persona que te lo de, y entonces? Yo tuve una temporada muy mala, y necesitaba ese abrazo y sabes lo que hacía me lo daba yo sola, y no te puedes ni imaginar lo que reconforta. Bueno quizá me salí del tema y no contesto a lo que tu escribes. La persona tiene que sentirse entera, pero quizá necesite esos polvitos mágicos para ser feliz. Buenos días mi niña, un abrazo muy fuerte corazón.

    ResponderEliminar
  4. Mary, tú también lo has dicho todo. Siempre he notado por tus comentarios esa plenitud de la que me hablas, esa positividad nada ñoña, procedente de alguien que se siente satisfecha con lo que es gracias, sobre todo, a sus propio esfuerzo. Pero, claro que somos seres sociales (unos más que otros) y necesitamos abrazos y satisfacer determinadas necesidades. Muchas gracias siempre, linda amiga.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien escrito y un tema apasionante...personalmente yo aspiro a "Ser de verdad" ...mejor frutos enteros aunque en el amor, inevitablemente, siempre nos dejemos el zumo...Un beso, Balbi... Como siempre, nos invitas a la reflexión, Cora Lin

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Cora. Te invito a una reflexión y hasta a un zumo, para recuperar fuerzas. Un abrazo bonito.

    ResponderEliminar
  7. Desde luego, si alguien quiere una idea original, que se lea esta... ¿poesía, reflexión? Sin miedo a explorar, amiga. Eres total.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, eres uno de los Ángeles de la guarda de mis textos. Hay gente mucho más original que yo, pero lo que no sé es si tienen la suerte de tenerte como amigo lector. Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  8. Hay naranjas tan dulces que no creo que sufriésemos tanto, vivimos buscando algo que nos llene, que nos complete, y nos olvidamos de que somos los únicos que podemos hacernos realmente felices, el resto, solo han de ser compañeros de viaje, para celebrar lo bueno y para consolar en lo no tan bueno.
    "La vitamina C aliviaría el óxido de los engranajes" Me encanta!!

    ResponderEliminar
  9. Jaja, muy bien, Estefanía, lo tienes claro. Eso me gusta. Es cierto que algunas tienen la piel más dura que otras. Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Fantástico Balbi !!!!
    Yo me plantaría fresas, que tienen más vitamina "C" y el rojo me va como anillo al dedo.
    Sería la solución perfecta para sentirnos completos.
    Pero eso sí, rodeada de muchos erizos dando vueltas sobre un mismo eje, la vida, porque plena pero sola no sabría vivir, tengo que interactuar con el mundo, para ser fresa dulce y sabrosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito lo dices, Ana. Tus palabras ya son frescas y dulces. Gracias por opinar y comentar y por tu seguimiento fiel, amiga. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.