EL AVE ALFA

 Imagen de www.artelista.com
  Me agaché y recogí su ala.
Ya desde lejos el brillo, aunque rota y huérfana, atrajo mi atención. 
Había caído, triste, de un cuerpo perdido, en vuelo rasante. 
Un cuerpo con vocación de ángel que ignoraba el alcance de sus destellos. 
Y anduvo en soledad. Eso parecía. Yo lo vi, y tardé en reconocerlo. 
A menudo lo veía dormitar  sobre el ala que le quedaba. ¡Quién sabe de sus noches!
¿Y sus ojos?, sus ojos siempre decían la verdad, por eso miraban como achinados, 
así ocultaban su desnudez meliflua. Pero manejaba hábilmente los finos hilos del humor.
Descubrí un día que su sentido del humor era un castillo luminoso,
y sus cimientos, de llanto y vasto sentido del amor, herido y no. 
Le devolví su ala. No fue un regalo generoso. Era suya, simplemente.
Y voló al escenario que siempre le había secretamente  pertenecido. 
Su cómica vis provocó lágrimas de risa al imitar al ave alfa de Estinfalia.
Y el público aplaudió y él sintió sus alas tan ligeras, 
que al fin pudo reconocerse.

                                                                                                                              Alma amater  ©2016

38 comentarios:

  1. A veces hemos perdido un ala y no nos damos cuenta hasta que nos topamos con ella.Incluso también a veces no somos capaces de recuperarla y la perdemos para siempre.Felices los que saben recuperar las alas perdidas porque en nuestra vida todos perdemos alguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Ernesto. Cierto que a veces no nos damos cuenta, y otras aunque nos la demos, no tenemos fuerza u oportunidad. Un beso enorme 😜

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, me gusta mucho el tono amable, optimista y quizá festivo del poema. Me agrada la manera en la que está escrito. No pude evitar leer el comentario de Ernesto y le debo dar la razón en el sentido de qué bueno cuando se recupera el ala, porque es cierto que cada día, queramos o no, vamos perdiendo un trocito y no hay nadie que nos la repare. También la devolución del ala podria interpretarlo como la recuperación de la libertad. Quién sabe qué quieres decir, solo tú; yo solo sé que me gustó. Un beso, Balbina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ångeles, por tu lindo comentario. Sí, tienes razón, tiene un final festivo, el de un público aplaudiendo ante el escenario algo bello. Y claro, puede ser la libertad, incluso hacia uno mismo, al reconocerse pleno. Un abrazo, Ángeles.

      Eliminar
  4. Quien le devuelve el ala bien pudo haber sido el Heracles de esa ave, pero pudo ver a tiempo que dejarlo volar era la mejor decisión. No sé si lo interpreté bien; te mandaste un texto muy metafórico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, pues sí, Raúl, reconozco que es metafórico, pero me gusta que el propio texto vuele con las alas que cada lector quiera ponerle y lo haga suyo. Eso significaría que no es solo mío, y me gusta. Así que lo interpretaste bien 👏. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Agacharte a recoger un ala, que imagen más hermosa...

    ÁNGEL PONTONES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ángel, me alegro de que te guste. Bienvenido a esta casa. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenos días Balbi, bonito y como siempre dejando que pensar. En la vida vas perdiendo trocitos de ala poquito a poco, y quizá cuando la encuentres, ya casi no te hace falta, porque te acostumbraste ya. Cabecita pensante, espero que no te hayan arrancado nunca un ala, porque eso es dolor, aunque luego te la quieran devolver.Un abrazo corazón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, querida Mary, si doy que pensar. Cierto que una se acostumbra a todo, pero el sentimiento de penitud, que se obtiene al recuperar algo que ni tan siquiera se creía perdido, es maravilloso. Muchísimas gracias por tus cariñosos comentarios. Un abrazote, linda.

      Eliminar
  7. Bonito poema,si fuéramos perdiendo al menos no el ala sino alguna pluma el dolor se atenuaría!,para los que la recuperan alegría,para los que no tristeza y dolor,quizás deberíamos a aprender a seguir si ella,y poder volar!.Buen día. BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ana, por comentarme y leer. Es lo deseable, aprender a volar o al menos a sobrevolar nuestras amputaciones. Pero el proceso seguro que es doloroso, amiga. Un besico.

      Eliminar
  8. Alas perdidas? Cómo me gustaría ser recogedor de alas!!! A partir de ahora iré caminando con la mirada hacia el suelo por si me encuentro una. Precioso poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amigo. Me alegro mucho de que te haya gustado. Es cierto a veces basta fijar un poco la mirada al suelo para encontrarse alas perdidas. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso Balbi!! Es muy muy lindo solo los ojos de la poeta pueden ver eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Waldo, por leer y comentar. Dicen que estos y estas se reconocen entre sí. Un abrazo.

      Eliminar
  11. ¡Precioso poema! Me veo reflejado en muchos sentidos. Quizá mi "ala perdida" haya sido "prejuicios sociales", o bien el "miedo al qué dirán", temores, ataduras... pero qué imagen tan bella es saber que uno puede "auto-reconstruirse" a bases de esfuerzos y auto aceptación. Lo ideal sería no perder nunca un ala. Pero los amigos fieles, el amor y el calor de aquellos que nos aman de verdad, son suficiente para emprender un vuelo cual AVE y sin mirar nunca atrás. Gracias por esto. Me has emocionado. =)

    ResponderEliminar
  12. Querido David, hablas tan directo al corazón, que la que se emociona soy yo al leerte. Me alegro tanto de que te llegue este poema y de que te sientas tan pleno... Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  13. Cuántas interpretaciones tan distintas se pueden hacer de este poema, Balvi.
    A mí me ha gustado mucho. Descubrir ese fino humor cuesta mucho, y si encima
    sirve para ayudar, más que más. El final es precioso.
    Un abrazo
    Miguel Zoraquiain

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Miguel, tienes razón, se puede interpretar de diversa forma. Me alegro mucho de que te haya gustado su final, amigo. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Muy rico leerte en esta tarde de Sábado. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura y comentario, Claudia. Bienvenida a esta casa. Un saludo.

      Eliminar
  15. Suerte que fuiste tú (o tu protagonista) quien encontró su ala, quizás otra persona menos empática y generosa no se la hubiera devuelto. Creo que la dádiva fue motivo de alegría para ambas partes y puede que eso provocara el aplauso general. Una buena acción, de cualquier modo :))

    Un bonito texto, Balbina, con varias interpretaciones posibles. ¡Muy original!

    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias,querida Julia. Cierto que admite varias interpretaciones. Que cada uno , si le gusta, lo haga suyo. Y es cierto también que la alegría fue para ambos. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Después de leer los comentarios de los demás (ya sabes que es un vicio que tengo) me he quedado sin casi nada que decir. Estoy de acuerdo con todos ellos. De todas formas, si puedo añadir que la prosa poética (que pienso caracteriza este texto) es uno de los géneros mas difíciles de escribir, pues todo lo híbrido resulta complejo pero, a la vez, desafiante. Creo que tú lo has resuelto de manera brillante, Balbina. Una felicitación más no está de más (valga la redundancia), querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, claro que no está de más, mi querida Maite. Tú opinión, porque sé de tu honestidad, es para mí muy valiosa. Siempre aportas algo, además de la alegría de leerte. No había reparado yo en la complejidad que señalas. Muchísimas gracias. Un abrazo grande.

      Eliminar
  17. Lo tuyo es el idioma de la sencillez, casi un dialecto...rico, muy rico. Como siempre, es hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sasa,qué grato es siempre leerte allí y aquí. Allí porque aprendo y aquí porque emprendo el vuelo con tus palabras. Un abrazo, guapa, y muchas gracias.

      Eliminar
  18. Muy bueno Balbi.
    Que nadie nos corte las alas, ni de "prestao" hay que perder una.
    El vuelo de la vida se hace más llevadero con ambas.
    Un besazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, por leer y comentar. Me alegra leerte siempre. Es cierto, amiga, son necesarias para equilibrar el vuelo. Pero si no, siempre nos quedan las piernas. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Es muy bello encontrar textos tan sutiles y hermosos, que provocan ser leídos varias veces. Felicidades.

    ResponderEliminar
  20. Muchísimas gracias, Claudia.Nada me agrada más que la lectura repetida. Yujuuu. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Alas, Ángeles... desprende ternura y acaba bien. Muy bueno. Seguiré leyéndote. Espero lo mismo.

    DON ENRIQUE

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, señor, por su lectura y aprecio, que suponía sin precio je je.

    ResponderEliminar
  23. me ha encantadooooooooooo.... eres luminosa... Soy Candelaria Villavicencio...

    ResponderEliminar
  24. Muchísimas gracias, mi poeta linda. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.