LA FELICIDAD DEL SER DESNUDA

Imagen de codigonuevo.com



Cuando la maldad de los días sacan lo peor de mí,
busco mi mar 
y me sumerjo primorosa con la delicadeza de la niña
que no quiere despertar a la madre de la siesta
y se acuesta a su lado en silencio,
desafiando el crujir metálico de los muelles de la cama.
Levanto el encaje espumoso con la punta marinera de mi pie,
y vuelvo al útero en busca de inocencia.
Sus profundidades me reverberan la candidez.
Soy un feto en la plenitud de la antesala,
henchido de un todo que es la nada de un vientre, 
inmune a la zozobra.
Flotar en la ingravidez, sin maletas.
La felicidad del ser desnuda.
     
                                 Alma amater  ©2016




28 comentarios:

  1. Cuando la maldad de los días sacan lo peor de ti... eres capaz de construir, con escasas frases y unos adjetivos muy descrptivos, un bello relato que termina despidiendo un tierno olor a ternura, paz y armonía. Bien hecho Balbi. Déjame preguntarte qué puedes hacer cuando la bondad de los días saquen de ti lo mejor...

    Enri

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo. Me alegro de que mi relato te transmita ternura, paz y armonía. En cuanto a tu pregunta, supongo que es retórica, pero muy hermosa.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado este poema. Aunque ahora me quedé descolocada porque te leí relato; sin embargo, le veo la musicalidad, ligereza, contenido y belleza de un poema. Sea lo que sea, me ha gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, amiga. A veces yo tampoco sé lo que es, pero este me inclino más a verlo como poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu poema,me transmite serenidad,quietud,armonia.Me gusta ese mar donde te sumerjes.Todos en algún momento anhelamos la profundidad y ligereza que nos proprciona,en fin,me encantó,.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, Anita, muchísimas gracias, amiga, por contármelo aquí.Es un placer sentir que leyéndome encuentras esa quietud que con tanta exquisitez sabes transmitir tú con tus fotografías. Un abrazo grande.

      Eliminar
  6. Me identifico mucho con este poema. Yo también suelo buscar mi mar. Preciosas palabras Balbi. Gracias por expresar con tu don lo que otros no podemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Isabel, por leerlo y contarme cómo te llegan estas palabras hiladas con más o menos pericia, pero con pasión por ese mundo ingrávido del mar y la palabra. Un abrazo y bienvenida.

      Eliminar
  7. Cuando la maldad de los días sacan lo peor de ti... que poquito tendrán que sacar. Y buscas tu mar,sola, sin enfrentarte a nadie, solo a ti misma. Que bonito Balbi, cuantas veces buscamos ese mar donde sumergirnos para así se vayan aplacando todo el laberinto que llevamos dentro. Feliz día corazón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, bonita Mary. Son tus ojos diáfanos los que no saben ver la obscuridad. Un abrazo largo.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Laly. Te devuelvo el cumplido, amiga y polifacética artista. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Bonito el grito del poema; bonita la imagen. Ante el engaño no queda sino el desnudo. Deshacer el nudo, mostrarse. Me gusta, incluso para seguir profundizando, la idea que esbozas. Podría ser el primero de una serie. Se agradece. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, José Luis, me gusta tu análisis. Sí que forma parte de una serie, amigo, pero no es el primero. Mi agradecimiento es para ti por leerlo y comentarlo. Un saludo carñoso.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué buena es esa sensación! Ir al mar y dejar allí todo aquello que nos pesa, en el alma, en la mente y en nuestro cuerpo... Muy bien descrito.
    "Inmunes a la zozobra" =) Un abrazo Bal...
    <3

    ResponderEliminar
  13. Ay, mi querido cantante, esa sensación es extraordiMaria, efectivamente. Tú seguro que la experimentas a menudo también y sabes de su liberación. Besos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  14. Qué bien transmite la sensación de sumergirse en el agua y dejar todo atrás.El agua es parte de nosotros, como nosotros de ella .Salir del mar limpio y bendecido. Gracias Balbi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, querida Ana. Es cierto, somos básicamente agua, será por eso que necesitamos ese medio, al menos yo, para regenerarnos y encontrarnos con nuestra bautizo prístino. Un besazo.

      Eliminar
  15. Retornar al agua y a la ingravidez como en la gestación. Las personas q aman la mar, aman ese recuerdo inconsciente.
    Al menos, la similitud biológica guarda la correspondencia de inmersión en los nueve meses intrauterinos en nuestros recuerdos.
    ¡Muy bonito Balbina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucía, así es, amiga. Qué descansada vida aquella, aunque esta, a veces, no esté tan mal. Un abrazote.

      Eliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. El agua siempre el agua limpia todo lo malo, todas las personas deberiamos hacerlo una vez al año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Waldo, es una rutina maravillosa, si no puede ser sino una vez al año, pues también. Gracias por comentar, amigo.

      Eliminar
  18. No se puede recurrir a una madre sin sentirse un niño, ¿verdad? En ese mar se pierde el miedo a ahogarse y todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Raúl. Qué bonito lo dices. ¿Es el estado embrionario el más perecido al ideal de felicidad?¿O tal vez lo mitificamos? Saludos y muchas gracias, Raúl.

      Eliminar
  19. Bello poema!!
    La serenidad de encontrarse con el yo interior, soltar el peso, sin cargas, sin tensiones, liberarse.
    La esencia del ser. Y que mejor lugar que inmerso en el mar, en contacto con la naturaleza,formando parte de ella.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, mi niña. No hay, casi, mejor lugar para soltar los demonios y recoger ángeles. Un abrazo grande, marinero, para ti.

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.