CUERPOS PARASITADOS


La Historia, ciega, como el amor.
Clío, vieja musa, de amplio pecho, 
elige entre caminos múltiples.
No conoceremos jamás los caminos desechados.
Cae una pieza del dominó y arrastra a las demás.
La musa se sabe reina y se sobra, caprichosa.
Garrapata que nos vampiriza y  engorda.
Perecemos debilitados por el parásito de la cultura.
Solo somos huéspedes.
No controlamos nada.
El fin, la cultura misma. 
El medio, tú y yo.
Solo cuerpos parasitados.


                                                                          Balbi Mar


11 comentarios:

  1. Si no es una visión personal sobre los medios de comunicación dominantes y sus ideas de cultura, entonces no lo entendí...
    Hay textos demasiado exigentes para mi pobre intelecto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Jeje, no, Raúl, creo que eres perfectamente inteligente. Claro que podría ir también por ahí, pues al fin y al cabo lo medios de comunicación también generan y responden a una determinada cultura. Nacemos en una cultura y respondemos a sus necesidades porque estamos habitados por ella, y no al revés. Y la Historia no es más que eso, una sucesión constante de hechos desencadenados por las culturas y contraculturas, por medio de sus títeres.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Balbi, tu blog te esperaba ansioso, pero yo estoy muy espesita esta mañana y solo quería decirte FELIZ DÍA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mi guapa. Feliz día y gracias por tu visita fiel. Yo estoy remolona últimamente. Besos.

      Eliminar
  4. Esa noción es muy inquietante. Nos creemos actores, hacedores de cultura, y en realidad las culturas dominantes en cada momento, nos habitan y nos dominan.A veces nada sutilmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Ana. Tú lo has dicho, es inquietante. Solo reproducimos a veces tan contentos y convencidos de que somos protagonistas. Gracias, amiga, por leer y comentar. Un abrazo

      Eliminar
  5. hola! no voy a darle su justo sentido,solo me quedo con el sonido de esas hermosas palabras espero que con eso baste.besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que basta, amigas. Me contenta que simplemente disfrutaran leyendo. Muchas gracias, Un abrazo.

      Eliminar
  6. La historia deshilachada por los hilos de sus marionetas...

    ResponderEliminar
  7. Pues también, Estefanía. Me gusta la metáfora. Besos y gracias.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.