HOSTAL DE CARRETERA





A veces no recuerdas algo y, cansada de darle vueltas, 
se te queda la ventana abierta en segundo plano
mientras pasas a otra cosa, y, ¡zas!, cuando menos lo esperas,  
salta de repente al primer plano lo que antes no recordabas.
En ocasiones,  tienes tantas ventanas abiertas en segundo plano
que entra de todo en tu casa: 
sol, viento, ruido, moscas, espías y ocupas. 
Encima, pueden entrarte por la puerta de atrás 
y dejártela abierta de bar en bar. 
Es ya cuando, al borde de un coma etílico, o ético, 
que lo mismo da, 
sientes que tienes que darle a la X de Salir 
o, al menos, a la ventanita de minimizar riesgos, 
pero eres tan manazas en asuntos  tec-no-lógicos... 
También puede suceder que te quedes sin batería 
y que se cierren de golpe todas las ventanas 
y te invada un síndrome agudo de hostal de carretera.

                                      Alma amater  ©2016 

32 comentarios:

  1. Me encantó la vista de "abierta de bar en bar".
    Pero hay que decr la verdad: is imposible dejar de abrir ventanas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No sé si es imposible, Raúl, pero es bonito. Gracias por visitarme y comentar. Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, amiga mía; a veces es necesario dar algunos portazos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Saludos, José. Dar portazos puede ser saludable, amigo. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  5. Dar portazos y carpetazos... como siempre, ¡me encanta! =) Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David, por tu seguimiento y conentario. Un abrazo muy cariñoso.

      Eliminar
  6. Siempre con tu juego de palabras, "de bar en bar". Es cierto, muchas veces dejamos demasiadas ventanas abiertas y así tenemos la cabeza. Es necesario abrir de vez en cuando la puerta y quedarnos con lo principal. Feliz tarde mi Balbi!!!

    ResponderEliminar
  7. Exactamente, mi Mary lista. Tenemos que aprender a hacerlo. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  8. Jejeje... Me gusta la ventana que da a tu ventana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juah, Jero, cuidemos los geranios, pues jjj. Graciasss.

      Eliminar
  9. No es malo dejar una ventana abierta.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo es, Chaly, si se gestiona bien. Un saludo y bienvenido.

      Eliminar
  10. Cuando se deja una ventana abierta se entrevé algo que curioseamos y en tu caso leemos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves?, valió la pena, entonces dejármela abierta. Muchas gracias por la visita y comentario, María del Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Es la primera vez que te leo me gusto la mezcla de psico y tecnologia. Me escanta tu forma de escribir.abrazos desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísinaa gracias, Ángela, por contármelo aquí. Eres bienvenida. Un abrazo canario.

      Eliminar
  12. Genial Balbi!!!!
    Imposible dejar de pensar y menos aún en estos tiempos que corren, con miles y miles de cosas que queremos hacer o que nos gustaría que otros hicieran.
    Hay que cerrar las ventanas que se pueda,bajar las persianas si hace falta y dar paso sólo a lo que realmente sea importante. Vivir el instante sin más y después a otra cosa mariposa.
    Besos, Balbi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida Ana, por tu aportación siempre honesta, espontánea y vivificante, y por leerme siempre. Un abrazo grandote.

      Eliminar
  13. Hay que saber abrir y cerrar esas ventanas a su debido tiempo, para lograr encontrar el equilibrio interior. También pienso que necesario épocas de apertura y otras de hermetismo para que nuestras existencias se enriquezcan de fuera y de dentro.
    ¡Bonito escrito Balbina!

    ResponderEliminar
  14. Hay que saber abrir y cerrar esas ventanas a su debido tiempo, para lograr encontrar el equilibrio interior. También pienso que necesario épocas de apertura y otras de hermetismo para que nuestras existencias se enriquezcan de fuera y de dentro.
    ¡Bonito escrito Balbina!

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas gracias, Lucía. Es cierto lo que dices de los tiempos y las épocas, amiga. Complementas el texto.. Un lindo abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola! Tu blog está muy chulo, ya te sigo ^^
    Espero que te pases tu también por el mío:
    http://lostinourbooks.blogspot.com.es/
    Nos leemos ^^ Besos (-:

    ResponderEliminar
  17. Pues, muchas gracias, compañera. Me pasaré por el tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. hola balbi! esperamos verte o leerte , con ventanas o cerradas, tus relatos emocionan el alma con sencillez y pocas palabras.abrazobuho.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, Buho Evanescente. Aquí mis puertas abiertas para cuando quieras visitarme con tus halagos o con tu crítica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Uuuuffff, profundo y sobrecogedor, de fondo admás, una banda sonora de película triste... Has pensado en grabarte recitando??? Te leía en voz alta y quedaba tan bonito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Estefanía, me sorprendes. Pues no lo había pensado. Muchas gracias por tu aportación. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Así, así me veo yo muchas veces también... Con tantas ventanas abiertas al mismo tiempo que se me pierden volando las ideas y las intenciones... Muy bien escrito, amiga Balbina.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, amigo Carlos. Es un placer verte por aquí.

    ResponderEliminar
  23. ¡¡¡Esta entrada me encanta!!! Siempre he admirado el juego de palabras, tan cierto lo que escribes y la forma en que nos lo enseñas... Eres una gran escritora. Sabes que te admiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Estefanía. Muchas gracias por tu generoso encomio. Un abrazo fuerte, amiga.

      Eliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.