AMANECE





Amanece.
Orondas y esponjosas hogazas de pan sin hornear 
cubren el cielo de inocuo invierno.
Adivino el crepúsculo de las horneras 
amasando sin tregua pan y sueños.
Expanden y proyectan sobre la mesa estelar la masa
henchida de minúsculas burbujas brillantes de deseos.
Los extienden, los convierten en pasta filo 
y afilan entre sus dientes los cuchillos 
que cortarán las porciones de anhelos,
los desdeñan y recogen de nuevo,
vuelven a aplastarlos con sus dedos,
los prensan en la masa informe de sus zozobras
y allí se acomodan.
El mundo gira.

                           Alma amater  ©2016 

26 comentarios:

  1. Y porque el mundo gira es que volviste a este plano de la bloggósfera, con una receta que se saborea con solo leerla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Raúl, muchas gracias. Qué prontito me descubriste. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Balbi!!! Un poema que lo saboreo cual pan candeal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Pedro, qué alegría verte por aquí. Me satisface mucho que lo saborees. Un abrazo.

      Eliminar
    2. La alegría es mía por poder leer tus poemas y relatos. Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  4. Precioso poema, Balbi. Para mí, perfecto. Me alegra tu regreso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas, gracias, Ángeles. Me alegra también mucho que te guste y verte por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sigue amasando bellos poemas y relatos, amiga mía, que para algunos siempre los recibiremos con alegría. El mundo gira, efectivamente, pero la vida no es lo mismo sin algunas personas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay,estimado Manuel. Que bello me hablas, amigo.bMuchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Así debería hacerse el pan nuestro de cada día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, Jero. Al pan pan y al vino...también ;)

      Eliminar
  8. Nunca había visto nubes así, son casi de desayuno jejeje bonito poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge. Me alegro de que te guste. Bienvenido.

      Eliminar
  9. Redondo como una hogaza de pan tierno te ha quedado este poema salido del horno donde haces la cochura de tus sueños.
    Enry

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enry. El horno donde hago la cochura de mis sueños..., que bonito lo dices. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy bien elaborado este poema, desde el principio hasta el final. Me gustó mucho la combinación de contundencia y delicadeza que tiene, los cuchillos, los anhelos, las zozobras, todo. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga. A ti te debo en gran medida este retorno. Así que agradezco mucho tu comentario y presencia aquí. Un besito.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Muy bonito Balbi, Si que se echaban de menos tus escritos. Espero que este paréntesis haya sido por algo gratificante para ti. Bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Esperanza, qué grato leer tu comentario aquí. Muchas gracias. Un beso grande.

      Eliminar
  13. Un amanecer siempre es "un nuevo comienzo", una esperanza... me encanta. ¿Sabes que tengo una canción que compuse y se llama "Girla la vida"? Quizá alguna día la produzca, pero a tí seguramente te la enseñaré. Mil abrazos =)

    ResponderEliminar
  14. David, claro que sí. No dudes en enseñársela. Tu voz es preciosa y me gustará. Gracias por tu comentario. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Y luego observaremos un atardecer rojo, donde esas hogazas se escondan en el horno, para poder degustar los mejores sueños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, bellísima tu estampa, Estefanía. Muchas gracias. Un abrazo enorme.

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.