MOMENTOS LICRA

                                                                             (imagen de mercamania.es)
El tiempo se me achica con frecuencia
y me escatima instantes de lectura.
Aprender a ahorrar momentos.
Esos en los que me creo que soy lo que leo,
en que olvido que olvidaré casi todo.
Consuela que quedará la plantilla, 
los contornos del dibujo me dirán qué soy,
o, al menos, qué no soy.
Momentos de leer y crecer,
estirarme como elástico o gusano.
Momentos licra, 
momentos que se adaptan a mi mente,
profilácticos contra embarazos no deseados y otras infecciones,
que me envuelven como guante amoroso,
o como aguante, morboso, 
Pero la licra es complaciente e indiscreta a la vez:
me veo embutida y denunciada 
o simplemente envuelta y acariciada por sus hilos literales.
Es cuando la realidad no supera a mi afición 
y los créditos ocupan toda la pantalla.



©2015 Alma amater

PALABRA DE HONOR

                         ( Fotografía de Juan Osborne.com )

Mal aprendí a tomarme las palabras al pie de la letra 
y, aunque era de digestión lenta, no tardaba en digerirlas
pero desarrollé un prurito incontenible que se me extendió por todo el cuerpo.
Revelaba cierta intolerancia a la letra pequeña
y solo se calmaba con altas dosis de más palabras inyectadas en sangre,
y así como la letra con sangre entra,
los picores se hicieron recidivos.
Tenía que tomar una decisión, ponerme a dieta de palabras
y respetar, como mucho, a las palabras mayores.
Para eso dejé de tomar a nadie por la palabra, 
pues esta siempre miente,
hasta que la acción la dignifica o acusa.
Y me refugié en mí.
Palabra de honor.

                                          Alma amater ©2016

EN LA PLAZA


(Mujer torero: Pinedo)

Como niña desnuda, de puntillas sobre la arena,
alzo mis brazos y atrapo el lienzo azul.
Tomo las dos puntas con mis dedos,
lo arrastro al viento sobre mi cabeza, 
lo sacudo y me llueven todas sus estrellas
que disipan mis sombras y me desdudan.
Cuelgo de la cometa y alzo los pies de plomo,
¿quién quiere andar?,
¿quién quiere hacer camino?
Los caminos están siempre demasiado... algo.
Trazo vías por el aire y luego borro el olor para no seguirme.
Sacudo al viento mi rastro con el manto cerúleo.
Me veo venir pero me toreo, capa en mano, en la plaza del olivo.
Luego me cubro con ella , 
me retuerzo y me arranco la estocada 
y la brisa me lame la inquietud y demás aguas.

©2015 Alma amater

SILENCIOS COMO PERROS

Imagen de Mundo perro

Los silencios son como perros,
grandes, plomizos, babeantes.
Ágiles y ecurridizos, otros,
y cuando menos  lo esperas, te dan un lametazo
y se van sin que hayas podido reaccionar
pero te quedas ahí, pringada.
Hay silencios de la calle, sin dueños,
que paren más y más silencios.
Los hay que solo ladran.
Hay silencios con olor, silencios llenos de alguien,
silencios que abarcan más que la palabra que los nombra,
que añoran a su dueño y le aguardan tras la puerta.
Silencios con pedigrí, con certificado de autenticidad.
Silencios mal adiestrados.
Silencios nerviosos.
Silencios que muerden.
Silencios que aúllan en la noche.
Y silencios que a poco que los alimentes
te serán siempre fieles.

Alma amater ©2016