MOMENTOS LICRA

                                                                             (imagen de mercamania.es)
El tiempo se me achica con frecuencia
y me escatima instantes de lectura.
Aprender a ahorrar momentos.
Esos en los que me creo que soy lo que leo,
en que olvido que olvidaré casi todo.
Consuela que quedará la plantilla, 
los contornos del dibujo me dirán qué soy,
o, al menos, qué no soy.
Momentos de leer y crecer,
estirarme como elástico o gusano.
Momentos licra, 
momentos que se adaptan a mi mente,
profilácticos contra embarazos no deseados y otras infecciones,
que me envuelven como guante amoroso,
o como aguante, morboso, 
Pero la licra es complaciente e indiscreta a la vez:
me veo embutida y denunciada 
o simplemente envuelta y acariciada por sus hilos literales.
Es cuando la realidad no supera a mi afición 
y los créditos ocupan toda la pantalla.



©2015 Alma amater

16 comentarios:

  1. Si ves a los créditos es porque llegaste al final debla película, entonces no fue tan malo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Raúl. Ciertamente no es nada malo, sino más bien lo contraio. Momentose disfrute. Gracias por compartirlos.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho Balbina. De nuevo das en el clavo con la elección de tus metáforas, que expresan a la perfección el estado de ánimo. Eso parece fácil de hacer pero no lo es. Las palabras encajan armónicamente unas con otras.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, amiga, por tu seguimiento y comentario. Yo no sé si es fácil o difícil, me sale y lo escribo . Se me aparece la imagen en la mente (como las apariciones virginales religiosas)y luego la transcribo como puedo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué original poema, Balbina. Dicen que con la licra no puede esconderse nada, pero bajo ella había letras impensadas como las tuyas. Desde hoy me gusta un poco más eso de estirar y amoldar como guante... :) ¡Me ha gustado mucho!

    Un abrazo y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia. Gracias por tomarte un momento licra en mi blog y por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Veo que tienes momentos licra para tus reflexiones, una poesía muy original Balbina, Una brazo

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, María del Carmen, por reservarme tu momento. Algún momento encuentro yo también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Buenos días Balbi, las personas como tú, siempre tienen esos momentos Licra, porque cuanto mas hacéis mas quereis hacer, y lo cierto es que os da tiempo. Un día me dijeron " si quieres pedir que te hagan alguna cosa, pídesela alguien que esté muy ocupada, porque seguro que sacará tiempo" Un fuerte abrazo corazón. Feliz día!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Mary, qué buen consejo te dieron. Va a ser cierto eso. Gracias por incluirme en tus momentos licra. Un abracito.

      Eliminar
  8. Magnífica la descripción de esos momentos mágicos en que te sumerges en la lectura y puedes llegar a sentirte en otras vidas, otros lugares, otros tiempos... o simplemente vivir sensaciones desconocidas o familiares que alguien parece haber escrito especialmente para ti. Con mayor o menor acierto por mi parte, siempre es un placer seguirte, leer e interpretar tus escritos. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, tú siempre aciertas alegrándome con tu dedicación y comentarios. Muchas gracias, amigo.

      Eliminar
  9. "...en que olvido que olvidaré casi todo. Consuela que quedará la plantilla..." Eso espero que me pase a mí también. Yo también ansío más momentos licra, como esos que tan bien mencionas. Estupenda, gráfica y original comparación entre el deseo de que el tiempo se dilate para dedicarlo al placer de la lectura con los estiramientos de la licra. Me gustó.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, amiga. Estoy segura de que eso te pasa a ti a juzgar por los frutos que vacías en tu blog, pero siempre nos saben a poco esos momentos. Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  11. Que buena metáfora para describir la opresión que sentimos a veces... ¡Me ha encantado! pero no te olvides de que siempre hay otro momento, en el que nos quitamos la licra y respiramos aliviadas :)

    ResponderEliminar
  12. Bueno, Estefanía, disfrutemos de esos momentos, y con los malos lo mejor que podemos hacer es desdramatizarlos. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.