SILENCIOS COMO PERROS

Imagen de Mundo perro

Los silencios son como perros,
grandes, plomizos, babeantes.
Ágiles y ecurridizos, otros,
y cuando menos  lo esperas, te dan un lametazo
y se van sin que hayas podido reaccionar
pero te quedas ahí, pringada.
Hay silencios de la calle, sin dueños,
que paren más y más silencios.
Los hay que solo ladran.
Hay silencios con olor, silencios llenos de alguien,
silencios que abarcan más que la palabra que los nombra,
que añoran a su dueño y le aguardan tras la puerta.
Silencios con pedigrí, con certificado de autenticidad.
Silencios mal adiestrados.
Silencios nerviosos.
Silencios que muerden.
Silencios que aúllan en la noche.
Y silencios que a poco que los alimentes
te serán siempre fieles.

Alma amater ©2016

17 comentarios:

  1. Hermoso catálogo de silencios. Aunque también hay silencios que hablan y ecpresan más que las propias palabras. Son los silencios impuestos. Aquellos que se imponen ante la imposibilidad de comunicarse.
    Buen poema Balbi.
    Enry

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Es cierto, hay silencios tremendos, los impuestos, pero esos son los que más ladran o aúllan. Un abrazote.

      Eliminar
  2. Hay silencios silenciosos que dicen mas que mil sonidos

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ... Y silencios que hieren y duelen más que cualquier palabra. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero luego vendrán otros cargados en positivo, Manuel. Lo mejor o lo peor de todo, incluso de los silencios, es la impermanencia. Un abrazo y mis gracias, amigo.

      Eliminar
  4. Es decir... que el silencio es el mejor amigo del hombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Je je, exacto, Jero, y de la mujer, aunque dicen que a esta le gusta menos. Graciasss

      Eliminar
  5. Aunque dice muchas cosas, no sé si el silencio es el mejor amigo del hombre. Un silencio puede morder.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí queda, pues, Raúl. Ya se sabe aquello de que en boca cerrada... Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. Bellísimo, querida amiga, y, si es verdad, que nuestra vida está llena de ruidos, también, como dejas bellamente plasmado está llena de muchos silencios, con nombre propio y apellidos.
    Feliz noche, amiga, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, apreciado amigo. Ruidos y silencios con sus breves intermitencias y poco más. Muchísimas gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me ha encantado la analogía que desarrollas aquí. Sin entrar en los múltiples significados y/o connotaciones del silencio, has estado muy acertada en el juego estilístico que haces. En mi opinión, es uno de los mejores poemas que has escrito. Felicitaciones querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, querida Maite, te agradezco mucho tu comentario generoso. Cuánto me alegra que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola, me ha gustado mucho. Sobretodo el final me ha parecido muy acertado, tienes razón en que a veces alimentamos el silencio y se queda con nosotros.

    Me he dado una vuelta por tu blog y hay mucho que descubrir por aquí. Enhorabuena por tu trabajo.

    ResponderEliminar
  9. Guau, qué buen regalo de domingo, Lourdes. Me alegro de que te sientas a gusto aquí. Muchísinas gracias por hacérmelo saber. Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.