HIBERNAR


Griterío, voces que retumban
como del más allá.
Hombres que juegan al envite.
Mujeres que friegan y sirven los platos.
Nada han cambiado los años.
Acaso el tiempo es un monstruo 
que hiberna en las familias.
Hoy no hay niños,
faltan su algarabía y despreocupación,
su pasión infecciosa por el presente,
su alegría por estar vivos.
Los niños mordisquean la vida y sueltan.
Juegan con ella como las orcas.
Los mayores la apuran a dentelladas sobre los platos de carne.
Se ensañan.
Cuanto más ruido, más silencio.
Cuantas más voces, más vacío.
¿Sueño?
Realidad o sueño da igual,
porque yo no estoy.
Hiberno como el tiempo.


                                              Alma amater ©2015

18 comentarios:

  1. Es un hora de despabilar y comenzar a vivir un poco, a afrontar las obligaciones y no verlas como cargas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay momentos pa'to', Raúl. Muchas gracias. Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Hibernar... ojalá fuese posible en algunos momentos de la vida, pero nunca es así. Siempre toca pelear, aunque a veces tengas la sensación de estar viviendo la misma pelea una y otra vez, en un bucle infinito, como aquel que siempre despertaba en el día de la marmota.

    ResponderEliminar
  4. Así es, Manuel, hay momentos en que se tiene esa sensación sana de lejanía, para que el bucle no nos engulla como un remolino marino. Muchas gracias siempre por tus comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mi Balbi querida, invernar tú? No tienes tiempo ni para eso. Que bonito lo dices! Un fuerte abrazo corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi entrañable amiga, qué bueno leerte siempre por aquí. Un abrazo grandote.

      Eliminar
  6. Mi Balbi querida, invernar tú? No tienes tiempo ni para eso. Que bonito lo dices! Un fuerte abrazo corazón

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Bueno, bien, Heriberto. No es mala opción. Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  8. El tema del tiempo, tan clásico y constante, y tan irresoluble. No queda otra que dejarte llevar por él, sin resistirse, porque igualmente va a seguir su curso, pero al menos intentando disfrutar siempre que se pueda. Me ha gustado mucho la manera en que enlazas las generaciones, las cuales perciben el paso del tiempo de una forma tan distinta. Yo todavía me acuerdo de cuán lentamente pasaba cuando era chica y cómo ahora pasa como si fuera un tren desbocado. Me parece un texto muy bueno, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, amiga. Si que el tiempo a veces se me antoja como un monstruo agazapado marcando su compás, como cantaba Gardel. Abrazo fuerte.

      Eliminar
  9. El tiempo, ese juez insobornable que quita o da razones. No se percibe pero está. O hiberna. Buena reflexión querida Balbi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querida/-o amiga/-o. Bonita metáfora la tuya. Besos.

      Eliminar
  10. Muy buen poema, querida Balbina, el tiempo es un joío jeje, se mueve hasta quieto, no podemos hibernar demasiado nos exponemos a perder la última guagua, ese último placer... Feliz finde, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Servilio. Tienes razón, pero al menos un poquito, para mimarnos un tiempo. Un abrazo y buen finde, amigo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.