FÉNIX



FÉNIX

Hoy me morí a las seis de la tarde.
Mala hora.
No pude avisarte. 
No estabas.
Todas las horas son malas.
Otras veces también me he muerto.
A las cinco de la mañana.
O a las siete.
Y tampoco estabas.
Tengo la mala costumbre de morirme a deshora.
Las horas son aves, Harpías,
rapaces hambrientas del sosiego.
Vuelan a su antojo con lentitud calculada.
Envenenan lo que te alimenta.
Asaltan tus manjares y los contaminan.
Pero da igual la causa.
Lo cierto es que me morí y tú no estabas para avisarte.
No tengo plañideras.
Me basto yo sola desde este mar.
Por cierto, se me olvidó decirte que soy la envidia de otra ave.


27 comentarios:

  1. Me parece muy interesante la manera en que enlazas la muerte con la vida. Sí, morimos muchas veces a lo largo de ella y renacemos, a dios o al diablo gracias. Recreas muy bien ese sentimiento y, sobre todo, la soledad que rodea siempre el momento de morir, cuando apelas a ese alguien que nunca está cuando ocurre. Mas lo importante es que volvemos a vivir, a pesar de todo. Me ha gustado mucho amiga.

    ResponderEliminar
  2. Querida Maite, como bien dices, morimos muchas veces y renacemos, pero siempre en soledad o lo que se entiende por ello. Lo cierto es que en esos momentos solo nos tenemos a nosotros mismos. Si somos fuertes saldremos reforzados una y otra vez. Crecer implica dolor.Muchísimas gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi Balbi querida, te moriste y estabas sola, pero tú mueres y resucitas y sigues tu lucha. Así es la vida. Precioso como siempre. Feliz domingo y VIVE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga Linda. ¿Quién habló de soledad estando tú siempre ahí? Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Se me olvidaba decirte, que la foto que tienes aquí, te la hiciste en un mal día. Tienes 20 años mas. Tendrás que poner una de cuando se te rompió la silla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues, voy a buscarla. Y tal vez la pongo, aunque no parezco muy seria ;)

      Eliminar
  5. Hola Balbina, la soledad siempre acompaña a la soledad..
    Gracias, pas abuen día, besos solitarios..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 2017, 4:40
      Hola, don Vito, me alegra leerte de nuevo por aquí. Es cierto, pero la ventaja es que en la sol-edad también se puede brillar para uno mismo.Muchas gracias a ti. Besos sol-

      Eliminar
  6. Magnífico... Gracias Balbi por tu verdad

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, al final lo fundamental en la vida se produce en soledad. Los demás pueden ser comparsas, espectadores o colaboradores que alivian esa soledad, pero se nace, se crece y se muere sola. Los otros a veces solo ven; por suerte, en otras ocasiones, cuando están, nos ponen un paño frío en la frente.
    Un abrazo, Balbi.

    ResponderEliminar
  8. Qué bien lo dices tú, querida Ángeles. No puedo estar más de acuerdo contigo. Muchas gracias. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho, Balbi. De su lectura, saco la idea que eres una mujer con muchos sentimientos, fuerte, y muy echada para adelante.
    Solo sabría decirte, que en esos momentos, algunos solemos refugiarnos en la música...
    Por cierto, Harpia, otra palabra ( y su significado )que he aprendido de la mitologIa griega.
    Un abrazo
    Miguel Zoraquiain

    ResponderEliminar
  10. Qué grato es siempre leerte por aquí, Miguel, con tu comentarios hermosos y tiernos. No andas desencaminado, supongo, o mejor dicho, ojalá. Me alegro mucho de que hayas conocido a las Harpías, pero mejor mantenerlas alejadas,amigo. Un abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá no tuviéramos que morir tantas veces en la vida, y ojalá que siempre pudiéramos avisar a quien necesitamos en el momento preciso de morir... ¡Genial tu forma de expresarlo, Balbi! Creo que al final y a ciencia cierta, solo podemos contar con nosotros mismos a la hora de los peores trances.

    Me ha gustado mucho el estilo que usas en este texto. Las palabras te cogen por sorpresa en la primera línea y ya no te sueltan hasta el final. ¡Muy bueno!

    Un abrazo y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  12. Ojalá, Julia, ojalá. Pero como dijo no sé quién, solo el hombre sabe que está solo. Yo añado a la mujer. Gracias por tus comentarios que animan mucho.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. ¡Buenísimo! Una perspectiva muy realista y acertada. ¿Quién no ha muerto en vida más de una vez? Lo importante es resurgir... Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, mi bello amigo. Y tú ya tan joven también sabes de estas cosas. Resurgir siempre, como se pueda. Un abrazo enorme también.

      Eliminar
  14. Lo leí ayer y me dejó tocado al reconocerme en tus palabras. Últimamente creo morir un poco cada amanecer, como el título de aquella película de los años 40. Luego, en algún momento del día, debo renacer pues sigo luchando, aunque de ese renacimiento no soy casi nunca consciente. Hoy, de nuevo renacido tras haber vuelto a morir, reúno fuerzas para dejarte este comentario y decirte que, aunque a veces pueda resultar hasta doloroso, no deja de ser maravilloso ver reflejadas tus propias sensaciones en los escritos de alguien tan lejano y cercano a la vez.

    ResponderEliminar
  15. Chos, Manuel, cómo me conmueven tus palabras. Son tan hermosas que no sé ni qué contestarte para estar a la altura. Solo decirte que yo también me siento muy cercana y que también es maravilloso saber que alguien a quien aprecio tanto, por lo que veo de él, se ve reflejado en la que escribo.Un fuerte y cercano abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  16. bonjour et bonne soirée et bonne nuit

    il manque le traducteur
    dans le blog de google on peut le mettre facilement

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. "Ah, oui, bien sûr, Roland. Je souhaite le placer. Je ne savais pas que j'avais lecteurs français

      Eliminar
  17. ¿Eso no es buscar llamar su atención? Si sos envidia de otro ave es que hay un nuevo horario en el que vas a morir, y le estás avisando. Dejá de morir y viví.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Raúl, de eso se trata. Pero hay fuerza para ambas cosas. Pero las dos duelen, ¿sabes? No hay vida sin muertes, ni muerte sin vidas. Así que lo mejor será ir a muerte con la vida como dice Jerónimo Mejías.
      Gracias. Saludos.

      Eliminar
  18. Se murió un día y ella no estaba para darle el último adiós... Se murió otro día y tampoco estuvo ella en el momento de su último suspiro...se murió dos mil cuatrocientas y cinco veces sin que ella lo presenciara... Por fin, un día se dio cuenta que sólo se moría cuando ella no estaba... Desde entonces siguió siempre a su lado...y dejó de morirse. Total, qué gracia tenía morirse sin que ella lo viera?!!.... Jejej
    Jerónimo Mejías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guauuuuuu, me lo has mejorado con la más tierna de las contrarrréplicas, aunque le des un toque de humor al final, que tratándose de ti no podía faltar. Con tu permiso lo copio y pego dentro del blog porque de verdad que me encantaaa

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.