FLORES DE SAL

www.taringa.net
La tierra seca también tiene memoria.
Guarda una memoria hecha de trocitos de olvido debidamente deshidratados.
Bastan mis gotas de sudor para que broten hojas blancas
en las que escribo y pinto flores de sal.
A veces es necesario evaginarse para sostenerse desde el interior.
El recuerdo emascula los estambres estériles y los poliniza de futuro.
Y en mi huerto me atalanto y recojo los ramos cuyo perfume me persigue.

4 comentarios:

  1. Seguro que ese huerto es este blog, Balbi.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, sí, amigo, algo de eso hay. Lo ideal es que fuera sostenible ;) Saludos y gracias.

      Eliminar
  2. Sencillamente precioso, Balbi. Me ha encantado la imagen de los trocitos de olvido rehidratados con sudor para volver a ser recuerdos. Muuuuuy imaginativo :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias, Julia. Qué gratas son siempre tus visitas. En realidad no sé cómo se me coló este poema aquí, en la a página principal. Estuve reordenando un poco el blog, y los duendes hicieron el resto. Me enteré quevtenía este poema en la pág. principal porque me llegó y el mensaje de nuestro amigo Raúl. Pero bueno, ahí está. Un brazo.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.