Y SIGUE LA ESPONJA



Atrás quedan las playas en deuda.
Heredera de un 'sido' en banca rota
esperando el rescate de un 'estado' mayor,
anclado en tierra firme,
con derecho a transformarme
a romperme por mis costados de tablas,
mientras la quilla permanece intacta
viendo saltar los clavos
y salpicar la arena rubia de ojos oxidados.
Que salten también desde mi vientre soldados dánaos 
e incendien Troya,
que no hay muralla infranqueable en este parto.
La barca aspira a ser esponja de mar.
La esponja absorbe y sigue inmune
y el sol sale y la seca.
Y sigue la esponja siendo esponja.
Se llena de todo y de todos. Hincha.
Filtra y expulsa.
Devuelve al mundo la generosidad de sus oquedades.
Y de agujeros ella
cuanto más llena, más ligera,
pero más llena.
Como la mar.
                   Alma amater ©2017

¿JUGAMOS?




-Juguemos a algo divertido:
desconocernos.
Yo me desconozco
Tú te desconoces.
Nosotros nos desconocemos.
No puedo darte pistas sobre mí ni tú sobre ti.
Entonces empecemos.
- ¿Pero, por dónde, si la palabra no ha de hablar de nosotros?
- Por el cuerpo. Escuchemos solo al cuerpo.
Tiene tanto callado,
que los callos son solo los botones de nuestra piel herida.
-Huy, ¿pero no se trataba de un juego?
-Ah, sí, ¡puñetera palabra!...
-Calla.
-Callo.
- shssss.... muackkkkkk

           

       Alma amater ©2017

SOL🌛 SOMBRA



A veces entre estar asombrada y estar asolada solo media la luna.
Sobre un silbo  lunático de frágil  planeta 
cabalga una duda.
Entre Venus tristes  y Vulcanos siniestros
se abre hueco Cupido irreverente.
Madames Bovarys  y Anas Kareninas 
allanaron los inhóspitos caminos  del  divino.
Entre estar asombradas y estar desoladas por un mismo dios
solo media una luna.

                           Alma amater julio 2016