AYER, HOY Y MAÑANA



<<Trátase de tres hermanas. Las tres con sus encantos. A las tres  amo. Pero tengo que elegir. Ellas no son de tríos ni de cuartetos.

Una es un poquito clásica, algo chapada a la antigua, nostálgica y tristona. Su tímido y huraño carácter hace que su imagen se desdibuje cada vez en nuestra mente pero, para compensarlo, de tendencia bulímica, engorda por la sucesión de domingos sin paraguas para el chocolate, sin parachoques para los recuerdos y con paranoias totales y total paranadas. 

La otra es curiosa, alegre o triste, siempre cambiante; fresca, como recién duchada, te invita cada día a saborear su  pan fresco sacado del horno. Te grita su dolor y entrega su amor inmenso pero, con la misma, te suelta. Es espontánea, liberada y dicharachera. No hace ascos a la aventura. Campo o playa. Deporte o nada. Zapatillas o tacones. Da igual. Arriesga todo su caudal en preocupaciones o lo pone a plazo fijo a cero interés. Respira profundo y despilfarra los ahorros de porsiacasos. 

La última, hechicera, hipnotizante, es a veces como un espejismo del desierto, cuando la vas a tocar, ya se ha ido. Como playa imaginada en el estío de la ciudad que, cuando por fin la pisas, el viento de la costa y la frialdad del agua te alejan la experiencia de plenitud en el paraíso soñado.  Baila ante nosotros con  movimientos sensuales que anuncian promesas de sobremesa o de medianoche en un motel. Sin embargo, vista a la luz del día, se le ha  corrido el rimel, caminado el carmín y gateado la voz en el ronroneo de un ronquido. 

¿Y tú a cuál prefieres? 

Dímelo hoy.>>

                                 Alma amater ©2017

22 comentarios:

  1. Muy buenas y sugerentes las descripciones de estas tres hermanas. Magnífico dominio del lenguaje, como es habitual en tu estilo. Por responderte, aunque me imagino que la pregunta es retórica, prefiero una mezcla de las tres, porque los tipos puros y definidos, creo que me resultarían agotadores si me los tropiezo en la realidad.
    Un beso, querida Balbina, y bienvenida a la prosa (en ella se maneja mejor mi entendimiento y sensibilidad, a las cuales todavía les falta paladar, y me temo que nunca lo obtendrán, para apreciar el verso tal y como se merece).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ángeles, he releído tres veces tu hermoso comentario, y creo que tiene mucho de poético.
      La pregunta es retórica pero también procede responderla, y tu respuesta me ha gustado mucho.
      Muchísimas gracias. Un abrazo grandote.

      Eliminar
  2. Completamente originales las descripciones de estas tres hermanas, Balbi. Comprendo el dilema del que tiene que elegir pues yo tampoco lo encuentro tarea fácil. Cada una con sus encantos únicos y sus inconvenientes inherentes. Quizás a suertes, quizás dejándose elegir él por alguna de ellas :))

    Un abrazo y mil gracias por hacernos cosquillas en la frente con tus maravilosas letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia. Cierto que el dilema está ahí y este chico siente que tiene que elegir, pero bueno, ahí queda la opción de Ángeles, o la tuya. Lo de las cosquillas, me ha encantado. Besos para ti.

      Eliminar
  3. Hola Balbina, yo no puede elegir, elegir siempre es descartar y restar es una palabra que no se acomoda a mi manera de ver la vida..

    Gracias, buena noche, besos suculentos..

    ResponderEliminar
  4. Hola, Don Vito. Yo en cambio creo que estamos condenados a elegir y no hacerlo es hacerlo, pero bueno, creo que lo que quieres decir es que te gustan las tres hermanas, je je. Un abrazo, Don Vito.

    ResponderEliminar
  5. Aunque elijo a la curiosa, alegre o triste, soy consciente de que no puedo vivir sin las tres.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, yo creo que tu elección es buena, Raúl. Saludos y gracias.

      Eliminar
  6. La segunda, sin dudar, aun sabiendo que yo no estaría a la altura.

    ResponderEliminar
  7. ¿Pero qué dices, Manuel?, no me creo que tú no estuvieras a la altura, amigo. Buena elección. Muchas gracias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la realidad. Elijo la segunda, pero vivo más con la primera y a la tercera no acierto a verla venir ni de lejos. No siempre querer es poder.

      Eliminar
    2. Bueno, Manuel, yo creo que si no te relacionas con la tercera, es un logro, y la relación con la primera, es difícil desvincularse y, en cualquier caso, no conviene abusar. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me quedo con la tercera, pero necesito algo de la segunda. Lo que pienso que nadie somos perfectas, y que en cada persona hay cosas buenas y otras menos buenas. Como siempre Balbi me encanta todo lo que escribes. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mary, cada uno elige. Yo comprendo que la tercera es atrayente, pero que necesites a la segunda me parece muy buen síntoma. Sigue con esta. Te irá bien. Un abrazo grande, mi chica.

      Eliminar
  9. Sencillamente me encanta... Me dejas con ganas de saber más sobre estas personalidades y confieso que en las 3 hay rasgos que se ven todos los días... pero tú los describes con mucho arte e ingenio. ¡Gracias por compartirnos tu arte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, David, que te hayas quedado con ganas, me alegro mucho. De todas maneras por lo que sé de ti, tú bailas mucho con la segunda, por eso te va bien. Besos.

      Eliminar
  10. Buen día para visitar esta casa, Balbi. Vaya lectura y comentarios tan estupendos.
    La pregunta no es nada fácil de responder y dado que es una pregunta retórica, menos todavía.
    Pero como hay que mojarse( soy un aprovechado ). Suscribo casi totálmente el comentario de Angeles.
    El casi, es, que creo, que sigues siendo poeta... escribiendo en prosa.No hay más que ver las reflexiones tan intimas que nos planteas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Miguel, cómo lo haces para conseguir arrancarme siempre una sonrisa feliz y agradecida. La verdad es que aunque escriba en prosa, me reconozco más capaz para la poesía, amigo. Pero en todo no soy (y seré) más que una aprendiz. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Como todos-as han dicho, es muy difícil elegir y me vas a permitir que no lo haga. Las tres tienen cosas atractivas y otras que no lo son tanto, lo mismo que ocurre con las personas reales. Aquí lo que importa es la manera en que has engarzado todo, y que si hubieras elegido cinco en vez de tres lo habrías hecho igual de bien. Y precisamente me parece interesante que hayas elegido tres, ese número con tanto simbolismo desde los Griegos, como tú mejor que yo sabes. Podríamos hablar extensamente sobre el número tres, no? Pero eso lo dejamos para otra ocasión ja ja. Por ahora solo quiero felicitarte por ser capaz de escribir igual de bien en prosa que cuando escribes poemas. Y desearte que pases un día estupendo, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooh, querida Maite, bienvenida a mi sábado; sa-be-de-ti me alegra. Es cierto que el número 3 guarda un misterio como de santísima trinidad que podría dar para mucho. No obstante, yo no elegí el número, está ahí pero sí elegimos el tiempo en que queremos vivir. Te agradezco mucho tu comentario y felicitación, que, como te he dicho, no viene nada mal en un sábado cualquiera, para sentir que hay vida y ojos generosos y amables al otro lado. Un abrazo.

      Eliminar
  12. hola balbi! yo me decantaria por la primera, me veo reflejada en varias de sus cosas, nostalgia, chocolate, paranadas, parachoques, todas palabras de dicen mucho y nada, encierran un mundo. gracias por tan bellas descripciones, la ultima podria ser mi sabri, la otra buhita, mezclada con varios genes de la primera, obvio!!!!!besotesbuhos, se te extraña por la morada, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, búho, por tu lindo y extenso comentario. Al leerlo en la distancia (porque ya lo tenía un poco olvidado) yo también me identifico con aspectos de las tres. Pero no, claramente por la segunda. La vida es un chasquido de dedos, amigas. Y sí, últimamente ando un poco escondidita, a ver si me animo un poco a salir a la luz de nuevo. Besos, buhítas.

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.