RAÍCES Y PUNTAS


(serie Sur-realista)

Baila una ceja sobre el blanco de una cuartilla 
buscando parasitar una cara para el vals de un cómic,
pero la cara, despistada, abre la boca 
y la besa creyéndola ambrosía, ondulada por el calor de los focos.
Intenta de nuevo atraparla, 
y huye la ceja hacia el rellano del piso superior.
Se estira y adapta al recorrido sinuoso del labio africanado.
Allí decide acomodarse al burgués estado de un bigote.
Tiene buenas vistas, ve cosas que muchos solo imaginan,
su perspectiva le permite inspeccionar sin rubor cualquier detalle,
pero, siente que no encaja en esa cara femenina 
y decide trasladarse a la azotea despejada.
Siempre experimentando, quiere saber qué se siente como visera, 
pues su vis es algo cómica, como veis.
Y atusa sus filamentos arriesgados al frente 
mientras filtra los rayos solares
que se dibujan en la cara de cebra.
El vano de su postura le acaba desequilibrando
y cae en picado como atraída 
por un misterioso triángulo de las Bermudas
y aparece entre la niebla de un monte de Venus.
Charla con la diosa y se deja acariciar 
en una siesta prolongada por la placidez de las brisas.
Allí podría acabar sus días, piensa, 
mientras ve cómo blanquean sus raíces y puntas.
Y es que sumida en ese sopor no siente 
la presencia imprevista  del típex
que, estupefacto ante su camaleónica figura,
roza su pilosa silueta
hasta mimetizarla con la cuartilla.

                
                   Alma amater ©2017

8 comentarios:

  1. Hola Balbina, poco se sur realista descifro en este texto, si encuentro raíces...y letras afiladas....
    Bello....
    Gracias, buena noche, besos suculentos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Don Vito, por tus animosos adjetivos y por estar ahí tan presto, amigo. Bellos sueños.

      Eliminar
  2. Increíblemente original, Balbi. Hasta ahora no había sabido de cejas tan inquietas y aventureras :D ¡Me encantó!

    Un beso, querida poetisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, pues, así fue como llegó la musa sin avisar, querida Julia. Muchas gracias. Un besito.

      Eliminar
  3. Esta vez no sé ni que decir. Creo que eres de otro planeta...y me gustas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía yo, querida Sasa, por qué a veces me siento una extranjera. Besos y gracias por el subidón.

      Eliminar
  4. Querida amiga, espero que no te moleste si te digo que has construido un poema surrealista perfecto según los cánones del surrealismo, valga la redundancia ja ja Sin embargo, has introducido al final un matiz postmoderno de la escritura como materialidad que me ha encantado. Te felicito una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, pues, sí mi querida amiga, ese matiz está buscado, quizás para advertir de que el sentimiento surrealista, su rebeldía, no ha muerto. Mil gracias. Claro que no me molesta, al contrario, agradezco mucho tus apreciaciones y aprecios. Un abrazo.

      Eliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.