AD CANSINUM HISTORICUM (mi hablulatorio)


Sí, el latín está muerto, y Platón y Shakespeare, y Marilyn Monroe y Virgilio...

Una profesora de Latín (imagino que también un profesor y también si se es de Griego) a menudo se encuentra ante la cansina afirmación de que el latín es una lengua muerta, y es cuando recuerda ésta al humorista José Mota y su Cansino Histórico. Algunos lo dicen o lo preguntan -lo de la lengua muerta- llevados por una ignorancia auténticamente inocente (del latín 'in-nocentem', que no hace daño), pues, acostumbrados, tal vez, a un mundo de satisfacciones inmediatas y de servilismo económico deshumanizado, no es de extrañar que les parezca una lengua muerta que no sirve para nada.

A la profesora no le cuesta nada explicarles a éstos lo importante que puede ser aprender latín y griego y hasta qué punto estas perviven en nuestra lengua y en todas las romances, y cómo todas las disciplinas del saber están plagadas de términos procedentes del latín y del griego, en qué medida un buen conocimiento del latín puede ayudarnos a conformar un pensamiento más analítico y profundo en cualquier disciplina que emprendamos; y cuán numerosos e influyentes son los autores griegos y romanos de los que toda nuestra cultura se ha nutrido y se nutre. Por eso son clásicos. En serio, eso a ella no le cuesta nada, de hecho, en eso consiste su trabajo.

Lo peor, por tanto, no son los ignorantes justificados, ni tan siquiera es malo, ... Lo peor son los ignorantes improcedentes, es decir, gente supuestamente con cultura o, al menos, hasta con título universitario; y de estos hay dos tipos que, a veces, son uno solo con sus manifestaciones varias, dependiendo del auditorio:

1) Los que se jactan de que ellos no han necesitado el Latín para nada, y a los que a menudo se les escucha expresiones del tipo "pienso *de que el latín es una lengua muerta" (en lugar de "pienso que..."), o "*a groso modo puede decirse que el latín no sirve para nada" (en lugar de "groso modo..."), o "esto es una *problemática enorme" (en lugar de "...problema "), o "yo odio el latín por el profesor que tuve..." (hay gente, desde luego, que no madura nunca, yo también tuve mal profesor de Filosofía y de Matemáticas y no dejan de parecerme interesantes y necesarias ambas disciplinas , aunque tenga mis preferencias)...Sobre estos podría seguir añadiendo ejemplos de los que conseguiría reunir lo suficiente como para completar una auténtica antología (¡se me acaba de ocurrir una idea!). Pero no, no termina la cosa con los ignorantes por estulticia (del latín 'stultitiam', estupidez, es decir que se esmeran en ello), que no merecen que me extienda mucho más, al menos por hoy. 


2) El colmo de la matraquilla viene cuando algunos supuestamente cultos y conocedores de la lengua propia, incluso de alguna foránea, considerándose poseedores de un humor finísimo, afirman con caritas de ángel que el latín es una lengua muerta, creyendo que se van a encontrar ante un interlocutor -o sea la profesora de Latín- que, luchando para no perder los estribos y mandarlo a la puñeta, haciendo alarde de una infinita paciencia (pues le enseñaron a ser educada), les explica con todo detalle algo que ya el ángel sabe: que el latín es una lengua evolucionada en las numerosas lenguas romances que de ella proceden y que, por tanto, no se puede decir que sea una lengua muerta como sí puede afirmarse del osco o del umbro, lenguas italianas desaparecidas por completo. Lo mismo sucede con el griego antiguo evolucionado al griego actual.


Pues no. Dejémonos de pañitos calientes, ¡me cachis! El latín es una lengua muerta en la medida en que no responde a los parámetros de ninguna lengua moderna. Ahora bien, llegados a este punto, el interlocutor -o sea la profesora-, debería preguntar al sujeto (dotado de tan fino humor) si aún le vive su madre, y tanto si responde sí como si no, ha de volver a interrogarlo sobre si considera importante hablarles de su madre a sus hijos (si los tuviera), o al mundo, y recordarles cómo era su madre y que influencia tuvo en él; o en qué medida él es hoy  réplica y/o negación de lo que fue su madre; y en fin, ha de preguntarle también si considera a sus hijos meritorios de ese legado, del recuerdo de su abuela...

¿Acaso no cabe un razonamiento similar para nuestra lengua madre? Muerta, sí, pero como lo está Marilyn Monroe, Alejandro Magno, Shakespeare, Platón, Virgilio...

En fin, hay una serie de afirmaciones y preguntas que ponen  en evidencia al imprudente, y...claro que siempre éste podrá contestar finalmente, ante la cara de estupor de la profesora de Latín, <<mujer (u hombre si es profesor), no te enfades, era broma, sólo quería oírte, picarte un poquito>>, al tiempo en que hace un guiño gregario al auditorio, dando por hecho que encontrará ojos aprobadores que estén a la altura de su tan exquisito  humor. Pues bien, ante eso, la profesora, muy educada ella, mantendrá el tipo y dirá <<no, si no estoy enfadada, solo sorprendida>>; pero...bah, paso, ¡qué necesidad de desgaste!..

Posdata: si se ve reflejado usted entre alguno de los sujetos descritos, no se preocupe. Bastará con que entone un mea culpa y con que no desentone en el propósito de enmienda. Todos nos equivocamos en algún momento, pero que no se repita.

  Alma-amater©2014

7 comentarios:

  1. Muy bien expresada la idea. Queremos ser cultos saltándonos los fundamentos o despreciándolos y así nos va.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Así es. Me gusta tu resumen.

    ResponderEliminar
  3. Certera reflexión. Un placer leer tu blog.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias. El placer es mío cuando os veo por aquí.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Sasa, ya sabes, mis padres ...
    Alma-amater

    ResponderEliminar
  6. No sé latín, solo lo estudié en el bachillerato (de Ciencias) en el instituto. Y un curso elemental en la universidad (en la Facultad de Geografía e Historia). De griego, ni de refilón. Me encantó. Y no me veo reflejado en ninguno de los especímenes que citas en tu entrada. Y de lengua muerta, nada. Es la lengua oficial de la Iglesia católica (yo soy ateo a Dios gracias), la del Estado de la Ciudad del Vaticano, se sigue empleando en las ceremonias oficiales de las más importantes universidades del mundo y sigue siendo un idioma de cultura universal. Un beso.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario en el blog, con la ilusión de no ser la única alma que pulula y ulula por aquí. Una palabra tuya bastará para 'samarte'.